Paradise City 0.3
WHERE THE GRASS IS GREEN AND THE GIRLS ARE PRETTY

Estoy preocupado. No, coño, dejad de reíros. Es serio. Porque de un tiempo a esta parte, cualquier persona que saca un disco se cree capacitada para coger algún tema de un grupo de rock mítico (como veremos en el atentado de hoy) y versionarla. Primero: A mi me da a entender una falta de ideas propias que no hay por donde sujetarlas. Si de verdad eres cantante, búscate la vida para vender TUS canciones, no agarres un recopilatorio de grandes éxitos de una banda consolidada desde hace más tiempo que tú y mires a ver qué puedes retocar.

Que bueno, vamos a ver… una cosa es versionar una canción reinventándola (véase el Knockin’ On Heavens Door de Dylan/Guns n’ Roses, por ejemplo) y otra es calcarla. Y si encima, añadimos que la versión no aporta nada más que la traducción, la cosa me preocupa. Porque una cosa es que haya crisis de ideas, y otra es que haya que sacar disco SIEMPRE antes de navidades. Y es por eso, que aún dando la parte de culpa al artista, al estudio/productor que ha permitido/financiado semejante despróposito habría que hacerle algo en algún orificio corporal al estilo medieval.

Angie, de los Stones, es una canción atípica dentro del repertorio de sus Satánicas Majestades. Una baladita, sin el metrónomo humano que es Charlie Watts en la batería y sólo con la voz de Jagger acompañado al piano por Nicky Hopkins, mercenario de las teclas (piano y teclados) habitual en las grabaciones de los Rolling. Grabada a finales de 1972 y sacada a la venta en 1973 como single del disco Goats Head Soup. Vamos, en mi opinión, una variación en lo que viene siendo el sello inconfundible de los Stones de batera, bajo y guitarra.

Y llegamos a 2010. Y el pseudo-rasta-hippie-poligonero-cantautor de música de autos de choque y verbena facilona conocido como Melendi TIENE que sacar disco como sea antes de Navidad. Para ello, cambia de imagen, reune tantos cortes como puede y mete, en uno de ellos, como track oculto (nocturnidad y alevosía) una versión del Angie de los Stones que parece… bueno… ya se imaginan lo que puedo opinar de semejante despropósito. El habitual visitante de esta desbarrada de página conocido como Poochie me lo hizo llegar y se me saltaron las lágrimas. Y no de alegría precisamente.

Así que ya saben: Esta sección necesita siempre de su colaboración. Gracias por adelantado.

La original:

http://www.youtube.com/watch?v=2RTWzsGO4Zc

El atentado: (siempre bajo su responsabilidad y riesgo)

http://www.youtube.com/watch?v=gNvICsSUZko


La broma ya está hecha desde hace tiempo con aquellas versiones del Smells Like Teen Spirit. Si el suicidio de Kurt Cobain marcó la muerte del grunge, dichas versiones fueron el tiro de gracia. Asi que gracias a los maestros Samu, Jean Bedel y Jake, aquí tenemos la meada encima de la tumba del grungre: Ese ser haciendo suya el Come as You Are de Nirvana. No pienso decir más. Bueno si. Pero me lo reservo para el final.

La Original

http://www.youtube.com/watch?v=IuUeTkKJdx4

El Atentado

P.D.: Manda cojones que este caballero te diga que no puedes descargarte contenidos con derechos de autor, pero el tenga toda la legitimidad del mundo para perpetrar semejante ZURULLACO y salir indemne. Creo que hasta los propios mercenarios músicos de la banda están pensando en qué hacer para redimirse. Yo, sin maldad, les animo a retirar al frontman al fondo de un lago calzado con cemento. Sin acritud.


Sep
16.
Comentarios desactivados en Atentados Musicales (III)
Categoría: música

El de hoy es de una canción que, personalmente, me encanta. Y como rareza, porque además del atentado, tiene otra versión que también me gusta, pero como dice el chiste, vayamos por partes.

Bobby Sharp era un un escritor de canciones que en 1961 andaba de mala racha. Tanto, que en su búsqueda de droga, vendió una cancioncilla sobre un hombre que no termina de olvidar a una mujer por 150 dólares a Teddy Powell, propietario de una pequeña compañía de discos en la que empezaba a despuntar un tal Ray Charles, músico ciego al que se le daba bastante bien el blues, la heroína y las mujeres (y no en ese orden, precisamente). Vamos, que ni en un coro de catedral. Ray Charles lo grabó y, aún no siendo de sus mayores éxitos, es uno de esos temas que nunca faltan en recopilatorios y demás.

Joe Cocker tampoco necesita presentación. Todo el mundo conoce el «With a Little Help from My Friends» en directo desde Woodstock en 1969, se reconoce su mérito y trabajo con un Emmy ganado por su dueto «Up Where We Belong» con Jennifer Warnes en 1983 y el mundialmente conocido «You can Leave Your Hat On» ha acompañado innumerables stripteases y fornicios a lo largo y ancho del planeta, gracias a Kim Bassinger y a «9 Semanas y media». Y en su siguiente album le dió por versionar el tema de Ray Charles, que pasó de ser un blues más o menos clásico a un rock a lo big band que a mi me tiene enamorado. (esas notas de bajo al comienzo me encantan)

Pero ya sabemos como es esto. Los cuatreros no descansan. Y este tema que nos ocupa, Unchain My Hearth, que todo lo mejorado que podría estar ya lo consiguió Joe Cocker (en mi humilde opinión), ha sido vilmente arrollado por una banda que atiende al nombre de Soul Project Rx. Vamos, que todo el alma (por lo menos, la que Ray Charles ponía) y las pelotas (las que Joe Cocker pone porque la voz del hombre es la que es) que tiene el tema original se desvirtua entre samples. O por lo menos es mi opinión. Ala, disfruten y sufran después…

Ray Charles: (No encuentro una versión única. Esta lleva por delante el What’D I Said. Unchain My Heart empieza a los 6 minutos 26 segundos )

Joe Cocker:

Soul Project Rx:


Si, lo sé. Van dos muy seguidos y no suele ser lo habitual. Pero es que este es de cárcel sin juicio previo. Y no solo a los artistas ejecutores del atentado, no. Productores, músicos y demás gente relacionada con el tema que me ocupa. Porque una cosa es coger un tema y versionarlo y otra muy, muy, muy diferente, es hacer lo que te salga de punta del cimbrel con un tema mítico de un grupo aún más mítico.

«Paint It Black» no es, quizás, el primer tema que te venga a la cabeza cuando preguntas a alguien por una canción de los Rolling. Quizás su ritmillo a lo «The Animals» y su «House of Rising Sound» lo pone un poco en las antípodas a lo que suele ser el tipo de canción más estereotipada de los Rolling, para que engañarnos. Pero su inclusión en diferentes bandas sonoras, como puede ser «Pactar con el Diablo» o, más míticamente, en «La Chaqueta Metálica» hace que todo el mundo tenga en mente el qué y el cómo de este tema.

Pero, con la excusa de la fusión, aquí cada uno coge lo que le sale del ciruelo y se lanza, sin encomendarse a dios o al diablo, a destrozar algo que, realmente, no era necesario. O por lo menos, debería haberse sacado en privado para que un conjunto de personas de diferentes sensibilidades opinasen sobre la versión. Pero no. Para chulo, chulo, mi pirulo.

Y Azucar Moreno tuvo su momento de onnubilación. Para sacar lo que más abajo pueden escuchar. Ya saben que es bajo su responsabilidad y que yo solo soy el recopilador y mensajero, pero insisto. La fusión está bien cuando es un concierto en directo. Pero cuando es una mezcla TAN elaborada y TAN de estudio, el atentado adquiere mayor dimensión, porque se ve, se nota y se siente que está realizado a conciencia.

La original

http://www.youtube.com/watch?v=Q064YiN28eU

El atentado (Lo siento, no lo he podido encontrar en youtube)

Ale, ya saben ustedes como encontrarme y notificarme nuevos atentados.


Bueno, por petición popular, y vista que es una de las secciones que bastantes de los que entran por aquí echan de menos, seguiremos trabajandola. Y no me cansaré nunca de insistir que, sin sus colaboraciones, este apartado no sería lo que es. Vayamos con el de hoy.

Y el de hoy puede parecer un poco cebado, porque es el típico grupo de música de garage en el que cuatro tíos, con toda su buena voluntad y armados de sus conocimientos musicales, intentan atacar el Final Countdown de Europe. No les quito mérito por ello, pero la versión es… para ellos. Lo que pasa es que algún iluminado les grabó en video en las fiestas de su pueblo/colegio/festival de primavera. Y otro iluminado (que si es el mismo que los grabó es para darle un premio al ser más cabrón sobre la faz de la tierra) lo subió a Youtube. El resultado, más abajo.

A ver, estamos hablando, en las inmortales palabras de Txus, de ir a pegar al niño gordito de la clase. Los chavales ponen todo su empeño y su voluntad en sacar adelante el tema. Pero es que el resultado obliga a quitarse el video al minuto de reproducción. No por asco, sino por pena. Que sí, que soy el primero que tendría que subirme a un escenario a ver que hago. Pero antes me aseguraría de que no hay cámaras de video ni móviles en la sala. Porque una cosa es dar pena y otra, que el resto del mundo lo vea.

Bueno, pues eso, que si no reconoces Final Countdown y hace falta que te explique el quien y cómo, es que no has escuchado rock en los últimos 20 años. No les hago esperar más:

La versión original:

http://www.youtube.com/watch?v=tm8as7-ZL6I

El atentado:



Powered by Wordpress
Theme © 2005 - 2009 FrederikM.de
BlueMod is a modification of the blueblog_DE Theme by Oliver Wunder
Alterado por MaY & Narbbag