Paradise City 0.3
WHERE THE GRASS IS GREEN AND THE GIRLS ARE PRETTY

Los más habituales quizás recuerden que sigo esta serie desde el comienzo y al día de la emisión en perfecto inglés norteamericano (subtitulado). Lo que empezó siendo una serie curiosa por el entorno y la temática ha acabado por convertirse en una enganchada total con un guión enorme. Tanto, que he acabado la tercera temporada y estoy ansioso porque empiece la siguiente si la hay.

En Wikipedia dicen que está firmada la cuarta temporada. Me parece bien. Pero. Y es que esta serie mantiene en cada episodio una tensión narrativa alucinante, con una trama general dentro de cada temporada y unos arcos argumentales de tres-cuatro episodios que te dejan intrigado hasta el siguiente capítulo. No quiero destripar nada, pero el final de la tercera temporada ha sido enorme. Lo más grande que he visto en mucho tiempo.

Y es por eso que considero que no debería haber cuarta temporada. Quizás una TV-Movie de dos-tres horas para cerrar lo que pueda haber quedado abierto. Es mejor dejar las cosas así, con un final más que decente a alargar la trama gratuitamente. No es porque no queden cosas por explorar, pero opino que volverían a recorrer los mismo temas de la misma manera. Un club de moteros que realiza actividades ilegales como tráfico de armas, protección y extorsión no debería dar mucho juego, pero gente que ha visto los Soprano dice que, salvando las distancias y los momentos tragicómicos de la serie mafiosa, por guión y actuación, ambas series son MUY similares.

Ahora es cuando me viene a la mente el pensamiento que tuve ayer cuando vi el último episodio de la tercera temporada, emitido el martes en USA. Estas son series de calidad. Hechas con medios, mimo y con el enfoque en la historia. Lo fácil hubiese sido poner a Jax, a JC y/o a Opie como ídolos de jovencitas, meter publicidad accidental cada dos por tres y que las historias no saliesen del círculo de hoy me enrrollo con este, mañana me enrollo con aquel. Y punto. O que el personaje de Gemma hubiese sido mala de libro (que lo es), pero sin la complejidad, la evolución y el corazoncito que demuestra tener a lo largo de toda la serie.

O, ya puestos, que el MC sean una panda de chulos macarras (que también lo son) que no dejan hierba por donde pasan. Pero mostrar sus problemas, sus debilidades, sus disensiones internas y su modo de vida hacen que la serie sea creíble. Son un grupo, una familia, y como tal, tienen sus conflictos. Y se muestra como cada decisión tomada para resolverlos tiene consecuencias a corto-medio plazo. La vida real. Así que, señores guionistas patrios, menos FoQ y más SoA. No será plato de gusto para mucha gente, no se verá nunca en prime-time y es demasiado bruta y explícita para todos los públicos. Pero es bastante más real que muchas de las mierdas que ponen en la parrilla televisiva actual.

He dicho.


El otro día, uno de los laborables que estuve por Bilbao, mientras comía en casa, mis señores padres pusieron ESE noticiario. Donde se dedican tres minutos a un somero repaso de la política nacional, 20 minutos a parricidios, fratricidios y muertes violentas en general y 10 a la actualidad del Real Madrid de fútbol. (y si sobra tiempo, un poco al Barcelona FC)

El caso es que, a mitad de la fase de casquería, algo subió desde mi estómago y pedí, amablemente, que cambiasen el canal o bien apagasen la tele. Pero es que en casa de mis padres la cosa no consiste en ver un noticiario. Consiste en ver todos como rutina. Y me miraron como si me hubiese afeitado con un cactus. La discusión fue épica. Que si no tengo interés por lo que pasa en el mundo, que lo mío no tiene nombre, que yo antes leía todos los períodicos… en fin… el pack completo. Y Chucky de fondo.

freddy krueger 1460

Claro que antes me leía el períodico de arriba abajo. Pero según qué secciones. Yo elegía qué páginas, secciones y noticias merecían mi atención. Y es una sana costumbre que he pasado a Internet: solo leo un diario generalista, uno o dos deportivos (principalmente para descojonarme de los titulares, pero ese ya es otro tema), dos agregadores y cuatro o cinco blogs ténicos. Evidentemente, se ve por donde van mis preferencias. Y esa es la diferencia que mis padres no son capaces de entender, por lo visto.

Utilizo mi criterio para elegir qué noticias quiero leer. No me siento delante de la tele y espero tragarme todo el informativo antes mencionado. Porque si no me suicido primero, me subo a una torre y disparo contra todo lo que se mueva. Alguien me dijo una vez que lo que interesa de estos informativos es hacer que el espectador se sienta aliviado al ver que hay gente con peores problemas que los suyos. ¿Teoría conspirativa? Puede. Pero lo cierto es que se les está yendo la mano con la sangre.

Y es que, en serio, creo que sé que es lo que se cuece todos los días en el mundo. Muerte, odio… no necesito que me lo recuerden constantemente. Primero, porque estoy comiendo, no es el momento más adecuado. Segundo, porque me insensibiliza. Y tercero, porque parece que hay una competición entre redactores y cadenas por saber quien saca la burrada más gorda a la hora de comer. Y Chucky, Prats o quien sea, con el gesto serio y desaprobador de quien se siente por encima del bien y del mal.

Y para eso, prefiero ver dibujos animados o ficción. Homer no juzga. 8D


Han pasado casi dos semanas del mayor éxito deportivo de la selección nacional de fútbol y no me resisto a hacer un par de apuntes sobre dicha circunstancia:

1) Por primera vez que yo recuerde, la selección española de fútbol se ha mirado en el espejo de otros combinados de otros deportes y se ha probado el traje de la humildad, de la cohesión, del grupo antes que el individuo. Este ha sido el camino que otras selecciones han seguido para lograr los mayores éxitos del deporte patrio en los últimos años: Baloncesto, balonmano, tenis, … deportes donde el colectivo debe aportar más que la simple suma de los individuos que la componen. Y así ha ido la cosa: Mundiales, Europeos, JJOO, copa Davis… Era el fútbol -el puto fútbol- donde la ¿prensa? deportiva patria vendía humo por toneladas a la vez que aireaba los trapos sucios que, reales o imaginarios, había en el vestuario. ¿Qué se conseguía? Mal rollo. Y este año no ha sido así.

(foto cubadebate)

2) Deportivamente, voy a soltar una herejía, creo yo que lo que mejor le pudo pasar a la Selección fue palmar el primer partido. Un bañito de humildad no venía mal. Y encima obligaba a ganar el resto de partidos hasta la final, como así fue. Dos momentos claves (en mi opinión) fueron la salida de Fernando Llorente en el atascadísimo partido contra Portugal (y no porque defienda mis colores) y el gol de Iniesta cuando más de media España se veía en los penaltis contra la leñera Holanda. Jugadores holandeses a los que, visto lo visto en ese último partido, deberían,  primero, expulsar de por vida de la práctica del deporte por manchar una de las camisetas más recordadas por su juego bello y efectivo, y segundo, darse con un canto en los dientes por llegar tan lejos practicando un fútbol tan feo, violento y agresivo.

(Foto: Las Provincias)

3) Creo yo que gran parte del mérito del éxito en esta competición es de DON Vicente del Bosque, señor primer y seleccionador después. Porque ha sabido manejar con mano izquierda a un grupo de jugadores estrellas que lo ganan todo en sus clubes. Por ejemplo, el caso de Torres ha sido especialmente bien llevado por ambas partes. Quizás un poco de empecinamiento en hacerle jugar los primeros partidos de titular, pero sacandole como revulsivo en los últimos. También, porque el gesto más desagradable de DON Vicente fue torcer el mostacho al acabar el partido perdido contra Suiza. Ni una voz, ni un mal gesto, en segundo plano durante las celebraciones… Una persona coherente, buena y que se merece todo lo bueno que le pase. Y el detalle del hijo a mi me terminó de convencer. Yo haría un réplica de la Copa del Mundo y se la entregaría a este caballero, porque gran parte del mérito es suyo.

(Foto: La Voz Libre)

4) Telehinco. Lo que yo me temía sucedió: Todo lo que toca esta cadena de televisión se convierte en mierda. Olorosa, fresca, recién depositada. Y menos mal, repito, menos mal que, solo en lo deportivo, los partidos los retransmitían Paco González y Jose Antonio Camacho. Porque ya hubiese sido el colmo tener que soportar, encima, a J.J. Santos, que no sabe ni por donde le da el aire al hombre. Pero el toque, la genialidad, el verdadero punto de diferenciación lo han aportado las tertulias pre y post partido con Jorge Javier Vázquez, Kiko, los Matamoros, Karmele Marchante y Belen Esteban. Lo dicho. Han amortizado toda la inversión (y el beso entre Casillas y la Carbonero no lo hubiese soñado ni el más optimista de los directivos) y la jugada les ha salido redonda economica y deportivamente. Pero la televisión, durante el mes que ha durado el mundial, ha perdido la poca calidad y credibilidad que le podría quedar.

y 5) Pepe Reina. Ser suplente de Casillas implica que no vas a rascar bola. Y lo fácil sería, o bien mandar a la Selección al peo, o bien estar encabronado. Pero ver el cariño con el que va dedicando sus pullas y bromas al resto de compañeros implica que, además de ser un cachondo, es una persona que vale la pena porque hace grupo.  (Por cierto que la de Cesc es un PUTADÓN con todas las letras, pero supongo que nadie, ni siquiera los ingleses debería sentirse ofendido por una broma así en medio de una celebración de un Mundial) Y creo que las dedicatorias más sentidas han sido para aquellos, que como él, no han rascado bola (Silva, Albiol, Valdés, Mata o Javi Martínez, por ejemplo)



Powered by Wordpress
Theme © 2005 - 2009 FrederikM.de
BlueMod is a modification of the blueblog_DE Theme by Oliver Wunder
Alterado por MaY & Narbbag