Paradise City 0.3
WHERE THE GRASS IS GREEN AND THE GIRLS ARE PRETTY
Jul
19.
Comentarios desactivados en Escritorios
Categoría: tecno

Más grande, pulsando….

Desde mis comienzos linuxeros, mi entorno de escritorio preferido ha sido Gnome. Los linuxeros somos gente a la que nos gusta la polémica: No teniendo bastante con las míticas y eternas discusiones entre los defensores talibanes de Fedora, RedHat, Debian, Suse, Ubuntu, (ojito con estas que son freaks hasta para mí) Slackware o Gentoo, los entornos de escritorio son el siguiente tema favorito de desencuentro en una reunión de frikis.

Yo empecé con Gnome sobre Debian. Chico, son gustos. Lo poco que probé de KDE no terminó de entusiasmarme. La interfaz tan “windows” me echó para atrás. Igual es que estaba en una etapa de mi vida en la que quería pasar olímpicamente de todo lo que olíese a windows. Y Gnome, sólo con el menú de Aplicaciones arriba a la izquierda, me atrajo más que todo lo que estuve mirando, que fueron KDE (que me perdonen sus defensores, pero es que a mí no me llamó nada) y XCFE (la simplicidad máxima, pero con un enfoque quizás demasiado minimalista y un cambio de paradigma que en aquel momento no lo veía demasiado claro).

¿Todo esto a qué viene? Pues que he sido usuario feliz de Ubuntu y Gnome durante bastantes años. Pero cuando conseguí mi nuevo netbook, quise experimentar con algo nuevo. Muchos compañeros y conocidos estaban cacharreando con Fedora y me lo planteé, total, para empezar de cero con un nuevo juguetito siempre cabe la posibilidad de formatearlo de nuevo. Y ahí que me descargué Fedora 16. Con un pequeño añadido: Gnome 3.

Ya había leído cosas acerca de esta nueva interfaz. Principalmente, malas. Pero después de 6 meses haciendome a ella y usandola, he de reconocer que me gusta el cambio de concepto. Mucho más limpio, visual y, al menos para mí, práctico. Y si se me permite la herejía, y salvando las distancias, con una usabilidad muy muy muy cercana a la que puede dar un Mac. Es lo que tiene trabajar en una empresa donde el 70% de los empleados tienen MacBooks. Que comparas.

Y me sigo quedando con este entorno de escritorio: La esquina superior izquierda es el punto mágico del entorno: Acercando el ratón a esa zona (o simplemente apretando la tecla de Windows del teclado), se abre un resumen de ventanas abiertas en el centro de la pantalla, los lanzadores personalizados a la izquierda (el Dock, para entendernos), los escritorios que tengamos abiertos a la derecha y la barra de alertas en la parte inferior. Escribiendo el nombre del programa que queremos ejecutar, nos va a apareciendo autocompletadas las coincidencias entre las aplicaciones instaladas y/o las carpetas por defecto para abrir esa localización. Pero, por defecto, limpieza. El escritorio, a menos que se indique otra cosa en las Preferencias del sistema, está vacío, limpio, claro… Un concepto muy zen de orden y limpieza.

Otra cosa que me ha enamorado es que el número de escritorios es dinámico. Tienes lanzados los que estés usando y uno más limpio totalmente, a lo Windows. Luego existen millones y millones y millones de extensiones para instalar y completar tu instalación y personalización en https://extensions.gnome.org/ Y de verdad que es una cosa en la que entras y no paras. Siempre hay algo que probar.

Luego ya, por detrás, puedes guarrear lo que quieras, como ha sido siempre y serán las distribuciones Linux. Pero en la sensación visual, me quedo por goleada con Gnome3. El salto de Gnome 2 al 3 es un salto de fe. Las cosas como son. O lo amas o lo odias. Pero hay que darle tiempo. Dos semanas como mínimo. Si luego no te termina de convencerte, se puede buscar en google el nombre de tu distribución añadiendole Gnome 2 y encuentras millones de tutoriales sobre como revertir Gnome a la versión anterior.

Por cierto, este artículo trata sobre mis sensaciones subjetivas acerca del entorno de escritorio que utilizo, tanto en casa como en el curro. No pienso entrar en un flame acerca de escritorios. Lo importante es que cada uno use con lo que se sienta cómodo. Y, desde luego, a poder ser, que sea software libre. Muchas veces no se tiene en cuenta las maravillas técnicas que tenemos a nuestra disposición por que se busca lo fácil.

(El fondo de pantalla de mi escritorio del curro es una foto mia de Japón… ya falta menos…)


Literalmente, corta y raja. Si has crecido durante finales de los 80 y 90, estas dos palabras te suenan. Hacen referencia a un género de videojuego donde la estrategia principal más común a seguir es sacar fuego a los botones machacandolos como si no hubiese mañana para atizar a los enemigos y limpiar la pantalla. Ocasionalmente, a final de nivel, aparece un enemigo diferente, que suele aguantar más que los enemigos estándar y que muy probablemente, tenga ataques especiales que acaben contigo bastante fácilmente. Títulos  como Golden Axe fueron el máximo exponente de este tipo de arcades, donde hay que comentar que la mezcla de espada y brujería casaba perfectamente y produjo una serie de juegos que todavía permanecen en el recuerdo como King of Dragons, Knights of the Round, Warriors of Fate o, más recientemente, Diablo y su secuela, Diablo II.

Pero si hay una franquicia que, de alguna manera ha recogido el testigo de estos grandes títulos y lo ha elevado a otro nivel es God of War. Igual el primer juego no dejaba claro por donde iban a ir los tiros, al ser una historia autoconclusa, pero algo se intuía. Machacar el botón de cuadrado producía un baile de cadenas y cuchillos hipnótico, que sumado a un contador de golpes sucesivos, siempre te motiva a seguir atizando a ver cuantos combos eres capaz de realizar. Sumemoslé un antihéroe cabrón, encabronado, al borde de la locura, que lucha él solo contra hordas de enemigos y una historia que toma elementos de la mitología griega y que básicamente no deja títere con cabeza (literalmente) y como resultado tenemos dos juegos en PS2 (llevando al límite las capacidades de la generación anterior de la consola de Sony), dos más para PSP (reeditados en Alta Definición para PS3 en un solo disco) y la joya de la corona, el God of War III para PS3.

Un amiguete mío lo estuvo jugando en su casa. Atizandole como si no hubiese mañana y disfrutando de la historia. Y lo mejor era que sus compis se sentaban a su lado en el sofá a ver como se lo iba pasando. “¿Vosotros no jugáis?” pregunté. “No. ¿Para qué? Este videojuego es mejor que el 80% de la cartelera de cine actual.” me respondieron. Y eso, viniendo de gente que no está dentro del mundillo gamer (que ya no hardcore) me hicieron pensar en lo que ha conseguido la gente de Santa Mónica Studios recuperando un género mítico. Un gran trabajo de gráficos, guión, ambientación y desarrollo. Y altamente recomendable. Seguro que puedes encontrar todo para PS3 por un precio ajustado en tiendas de videojuegos de segunda mano. Con el sello y garantía de calidad de MaY.


Mar
20.
Comentarios desactivados en Ver Thumbnails de archivos RAW de Nikon en Gnome 3
Categoría: tecno

(Adaptado de https://bbs.archlinux.org/viewtopic.php?id=118685)

Instalar raw-thumbnailer (lo indico para distribuciones tipo Fedora/Centos/Redhat, para Debian/Ubuntu se hace con apt-get install)


sudo install -y raw-thumbnailer

Como root,


cd /usr/share/thumbnailers

copiar algún archivo de los existentes en ese directorio a uno que se llame nef-thumbnailer.thumbnailer


cp evince.thumbnailer nef-thumbnailer.thumbnailer

Editarlo para que el contenido sea el siguiente:


[Thumbnailer Entry]
Exec=/usr/bin/raw-thumbnailer -s %s %i %o
MimeType=image/x-nikon-nef;

Guardarlo.

Abrir Nautilus, Menú Editar -> Preferencias, Pestaña Vista Previa, y dado que los archivos RAW suelen tener un tamañito majo, en el selector de “Solo para archivos menores de:” seleccionamos 100 MBs

Listo!! 8D


Y quien mejor que Mafalada para explicarlo (click para ampliar):

 

SOPA MIX


Hoy ha salido la noticia de que Dennis Ritchie ha muerto el pasado 9 de octubre. El caso es que, a la luz de la supernova que supuso el fallecimiento de Steve Jobs, igual esta defunción no sale bien parada en la comparativa. Vamos, que habrá mucha gente que no se enterará y cuya vida ha sido más afectada por las acciones de Ritchie que por el marketing de Jobs.

Ojo, no estoy ninguneando la importancia de la figura de Steve Jobs: Un revolucionario con ideas frescas que popularizó la informática a nivel doméstico a través de marketing, puro y duro. Conocía sus productos (cómo no) y los vendía bien. Pero relativizando, Dennis Ritchie ha sido uno de esos padres desconocidos, creador del lenguaje de programación C y desarrollador de los sistemas operativos MULTICS y UNIX.

¿Y todo esto a qué viene? Bueno, pues porque me repatea el estómago mil y una vez que este señor, con muchísimo más mérito (a mi entender) que el señor Jobs no va a tener ni la décima parte de reconocimiento. ¿Porqué? Pues por dos razones. La primera es que TODA, TODA, TODA la tecnología informática actual se basa en C o ha sido influenciada por ese lenguaje de programación. Y la segunda es que TODOS los sistemas operativos actuales se basan en UNIX, incluidos, aunque no lo parezca, los últimos lanzamientos de Apple. (*)

Dennis Ritchie nunca apareció en una keynote. Nunca fundó una compañía. Desarrollo C y UNIX mientras trabajaba para los laboratorios Bell. No se hizo rico. Trabajó en lo que le gustaba. No sabía nada de marketing e hizo que la tecnología fuese usable para que los programadores pusiesen el límite en el punto en el que ellos quisieran, de tal manera que, no solo Linux y sus múltiples sabores, si no que incluso Microsoft y Apple tuvieron que rendirse a la evidencia de que, en ciertos aspectos, la arquitectura de UNIX combinada con la potencia de C era superior a los desarrollos propios de ambas empresas.

Asi que me duele ver que la gente hace elegías y se pone de luto por la muerte de un genio del marketing (muy bueno en lo suyo, insisto y totalmente respetable y reconocido) mientras que este gran hombre, cuya única virtud reconocida es ser un “hell of a technician” (si se me permite la expresión yanqui) únicamente será recordado por cuatro freaks y unos cuantos tweets que se perderán en las mareas del tiempo.

Pues vaya en este humilde blog mi pequeño homenaje:

#include<stdio.h>
main(void) {
   printf("\nBye, Dennis!\n");
   return 0;
}

Más información: Wikipedia

(*) Si, vamos, que esto no lo escucharéis nunca de boca de ningún directivo de Apple: Mac OS es un frankenstein de diversos sistemas UNIX: FreeBSD, OpenBSD junto a la base de un kernel llamado Mach. En teoría, todos bajo licencia libre. Excepto cuando los combinas, los metes en una caja, lo llamas MacOS y cobras -y no poco- por ellos.



Powered by Wordpress
Theme © 2005 - 2009 FrederikM.de
BlueMod is a modification of the blueblog_DE Theme by Oliver Wunder
Alterado por MaY & Narbbag