Paradise City 0.3
WHERE THE GRASS IS GREEN AND THE GIRLS ARE PRETTY
Nov
02.
Comentarios desactivados en Relax
Categoría: ayuntamiento, spa

Cinco horas de coche para acabar en la puerta del chiringo sobre las doce y media de la noche con una sensación extraña, entre mareo, sueño, agotamiento y hambre. La cosa no prometía. Y desde luego, madrugar a las 9 de la mañana para completar el registro y desayunar no ayudaba.

Nos volvímos a la cama. La idea era descansar e íbamos a descansar. Así que tras el desayuno, volvímos a la habitación y a la cama de nuevo. Intuímos el verde valle y el cielo azul. Pero la prioridad era la prioridad. Roncar hasta la hora de comer. Y roncamos. Que la señora de la limpieza abriese la puerta solo  contribuyó a crear una anécdota más. Comida. Siesta. Y el plato fuerte.

Bañador, sandalias y albornoz. Atravesar la calle hasta el spa con esas pintas. Morirse de vergüenza. Pero cuando empiezas el circuito, mas de una hora de chorros de agua y aire a diferentes alturas, junto a un jacuzzi exterior a 38º, ya todo te da lo mismo. Mucho mucho mucho relax. A la hora larga, cuando tus manos comienzan a tener la textura de las ciruelas pasas, te sacan de la piscina y te plantan delante de dos puertas con una ducha en medio. Izquierda, sauna. Derecha, baño turco. Media hora entre las dos. Alternando duchitas fresquitas. La primera sauna a la que entro en mi vida. Y lo mismo con el baño turco. Puerta de la izquierda. Sauna. 80º. Seco. Sofoco, pero soportable. 15 minutos. Ducha. Y salgo a probar el baño turco.

Y por ahí si que no paso. Decidme lo que queráis. Que si, que como temperatura está menos caliente lo concedo. Pero por lo que no paso es por la humedad. Una sensación muy muy agobiante. Casi, casi como en Dubai, pero en bañador, parado y en un sitio bastante más cerrado. No lo puto peor, pero si poco gratificante. Cinco minutos aguanté antes de pegarme un frio remojón y volver a la sauna hasta completar la media hora.

Y el gran final: Media hora de estarnos sentados en unos sillones amplios frente a un ventanal donde, por fin, pudimos admirar el paisaje mientras sorbíamos zumitos y agua: Un valle verde en forma de V en el que abajo del todo se encuentran un riachuelo y la carretera y con dos paredes verdes, verdes verdes en las primeras estribaciones de los picos de Europa. Muy, muy, muy relajante…. Podría acostumbrarme. 8D

P.D.: El que quiera más datos, que me los pida en los comentarios. Vaya por delante que es caro (cuatro estrellitas es lo que tiene), pero por lo bien que te quedas, merece la pena.


Pues nada, que no me da para hacer una entrada seria, pero quiero compartir una serie de pensamientos así a vuelapluma que se me han ocurrido esta semana tonta que he tenido:

  • No sé quien es el creador de la cancioncita de danza kuduro, pero habría que dispararle en las rótulas y dejarle abandonado en medio del desierto.
  • Que la alternativa por obras a la A-1 (Madrid-Burgos) sean 5 horas por A-6, AP-61, A-601 y A-62 (Madrid-Segovia-Valladolid-Burgos) dice mucho de la mierda de planificación de obras que tenemos en este país. 150 kilometros de obras en una autovía nacional en pleno periodo estival es demasiado para la paciencia de los conductores.
  • Tras muchos y sesudos análisis (etílicos), hemos llegado a la conclusión de que la diferencia entre fruta y fruto la da el que te lo puedes comer con nata de postre: si puedes hacerlo, es fruta. Si no puedes hacerlo, fruto. Por ejemplo: nueces. Todo el mundo dirá que es fruto, pero como puedes hacer nueces con nata, es fruta. Más ejemplos…. Tomate. Si te lo puedes comer con nata, felicidades. Yo lo considero fruto.
  • He aprendido que la aguja para una punción lumbar son 8 cms de acero esterilizado directos a la columna vertebral.
  • No sé cuando ni cómo ni que marca, pero que mi próximo coche va a tener aire acondicionado es cosa segura. Se me ha recocido el contenido del cráneo. Creo que tengo daños cerebrales. Si. Aún más.
  • He visto el Capitán América, pero no merece más crítica que cine de mamporros, palomitas y preparación para los Vengadores. Me ha dejado indiferente…
  • Más de 10 años haciendo lo mismo, juntandonos la misma gente, haciendo las mismas cosas y todavía nos lo pasamos bien. Donde hay buena gente y buen rollo (aderezado con unos pocos derivados etílicos, las cosas como son) siempre haremos por estar. Palabra.
  • Suben el precio del transporte colectivo en Madrid y no existe mejor ocurrencia que dar a los asistentes a un fasto enorme patrocinado con dinero público un pase gratuito de 3 días en la red. Una vergüenza que en otros países se cobrarían cabezas de las mentes iluminadas de quienes lo hayan parido y permitido…
  • Despertarse por la mañana o por la tarde, mirar la hora, girarse en la cama y volver a dormir sin remordimiento alguno. Esos pequeños placeres de la vida…

Bueno, pues casi un mes después (entre pitos y flautas, y más de lo segundo que de lo primero) por fin he sacado un rato para comentar la semanita que me casqué en los Emiratos Árabes, principalmente en Dubai con una escapadita a Abu Dhabi.

Dubai Creek

Dubai Creek

Por donde empiezo, por donde empiezo… bueno, si hay un leiv motiv principal en este viaje es el calor. Pero no el concepto de calor que podemos sufrir por estas latitudes esporádicamente, no. Estoy hablando de un calor húmedo, de lavandería, que solo te hace sudar y únicamente te motivas para saltar de aire acondicionado en aire acondicionado. La demostración la tuvimos nada más salir del aeropuerto cuando llegamos a la una de la madrugada: para coger un taxi hay que salir de la terminal. 31 grados. Humedad. Los pantalones y la camisa se te pegan al cuerpo. Y eso que era de noche. Nuestros peores temores se confirmaron al día siguiente cuando salimos a la calle y nos dió el sol de pleno.

(salto para no copar la portada)


Pulsa aquí para leer el resto del contenido »


Feet on the Beach

Lo avisé. Este mes de mayo iba a ser movidito. Liverpool hace dos semanas y mañana parto a donde cristo perdió la boina, no. A la vuelta. Donde me hablen y no entienda. Donde no haya cobertura de móvil. Donde seis horas de avión espero que sea distancia suficiente para no saber nada de nada, de nadie y rascarme las bolas a dos manos.

Donde la arena no sea de la playa, donde los edificios pelean con las nubes y donde los atardeceres pueden ser infinitos. Donde me pienso dejar gigas en fotografías, por cultura, por gente, por nuevos paisajes.

Porque quiero, porque me apetece darme un homenaje. Desde mi cacareadísimo (y nunca olvidado) viaje a Nueva York, (II, III) por circunstancias propias y ajenas no he podido repetir. (Un finde a matacaballo en Liverpool no cuenta, amos…) Viajar me parece una inversión. Soy de esos que dicen «como en casa en ningún sitio». Pero porque intento salir, moverme y comparar lo que veo con lo que tengo. Vale que como turista tenga otra visión menos cercana de la realidad de esos países. Pero prefiero eso a quedarme inmovil en mi terruño.

Pues eso, que desconecto del todo durante una semana. Espero volver con las pilas cargadas, quemado por el sol y con alguna experiencia más. Dejo un post programado para el sábado. Sean felices y no me guarreen esto.


May
03.
Comentarios desactivados en Liverpool, Merseyside
Categoría: spa

Pues como ya anuncié, he disfrutado de una escapadita a Merseyside, con base de operaciones en Liverpool, principalmente. y estas son las conclusiones que me he encontrado al volver y recapitular:

  • Liverpool es feo. Ciudad obrera e industrial. No tiene nada así como típico ni digno de ver. Pero han regenerado parte de los muelles y están levantado una especie de zona comercial que ha quedado moderna y limpia. Fea. Si. Pero por lo menos, nuevo.
  • Topicos: No llovió en todo el finde. Para que luego se diga del tiempo inglés.
  • Vamos a ser justos. Existen inglesas guapas. Lo que pasa es que son tan escasas, que prácticamente no existen. Y es bastante significativo que la conversación tipo entre los que viajamos allí fuese:

    «Una guapa!»

    «¿Donde?»

    «Allí, acercate, a ver si es nativa»

    (…)

    «No me jodas, pero si es española|holandesa|italiana»

  • El acento típico de la zona se denomina scouse (un plato típico de la zona que ha dado nombre a la región). Es bastante jodido de pillar al inicio. De hecho, el conductor del autobús del aeropuerto tuvo que repetirme tres veces el importe del viaje porque no le entendía nada. Pero el adorable «Daya nid soum jelp, lads?» del amabilísimo empleado de MerseyRail en Hamilton Square Station en Birkenhead casi me hizo llorar porque lo entendí a la primera…
  • La gente es simpatiquísima y muy muy amable. A pesar de que lo que hablan se perece al inglés que yo he estudiado y manejo como una naranja a una mandarina. E incluso se ríen cuando la cagas. Verbigracia, cuando pedí dos billetes a Liverpool Central ASÍ. El empleado, notando mi acento y mis problemas con las monedas, me corrigió, con una sonrisa, y me dijo que había que pedirlo de ESTA OTRA MANERA. Lo peor de todo, es que ya sabía cómo NO hay que pedir las cosas.
  • ¿He dicho que las inglesas son muy feas? Creo que si, pero insisto. Porque además, nos volvimos con la teoría de que las féminas se compran vestidos para bodas y ocasiones similares y, una vez pasado el evento, se los siguen poniendo para salir de fiesta un sábado cualquiera. Minifaldas, taconcitos, escotazos… Frío no hacía, vaya por delante. Pero el vientecito del norte, proveniente del mar de Irlanda, hacía que la sensación térmica bajase seis o siete grados. Con lo cual, además de poco agraciadas, vestidas llamativamente y enseñando cacho a pesar del desagradable viento pues era una cosa que daban ganas de arrancarse los ojos.
  • Igual es porque hemos coincidido con el bodorrio real, pero tienen muy presente el tema de las banderitas y todo eso. No llega al nivel de los Estados Unidos, pero supera, con mucho la media española. Bueno, por lo menos tienen sentimiento patriótico, las cosas como son.
  • Lo de conducir por la izquierda a mi ya me supera. Ellos saben y pueden. A mi, llegó un momento en el que si en el paso no había semáforo, miraba a AMBOS lados y me tiraba solo si no había ningún coche en ninguno de los sentidos. Qué manera de complicarlo todo.
  • El domingo nos dimos un paseíto hasta Anfield. Ya que nos hicieron una pirula de ordago con unas entradas (tranquilos que el dinero no cambió de manos en ningún momento) pues dimos una vueltita hasta Goodison Park, el estadio del otro equipo de la ciudad, el Everton. Me chocó que entre ambos estadios hubiese campo libre (un parque llamado Stanley Park, vamos) a menos de un kilometro en línea recta. En día de derby ese parque tiene que ser lo más parecido a un campo de batalla.
  • ¿He comentado que las inglesas son MUY feas?


Powered by Wordpress
Theme © 2005 - 2009 FrederikM.de
BlueMod is a modification of the blueblog_DE Theme by Oliver Wunder
Alterado por MaY & Narbbag