Paradise City 0.3
WHERE THE GRASS IS GREEN AND THE GIRLS ARE PRETTY
Nov
03.
Comentarios desactivados en Robo de Coches Cinco
Categoría: recreativos

Que los videojuegos han saltado de categoría a algo similar al cine es cosa sabida. Pero que el mero trailer (o sea, algo que nos enseñan los creadores y todavía sin fecha de lanzamiento) de un desarrollo ha provocado muchos tocamientos, babas y ganas de comprar nada. Vamos, como si ahora nos saliese que James Cameron va a hacer «lo que sea«. Y por «lo que sea«, hay que entender que nadie sabe con que nos va a salir.

Pues algo similar ocurre con Rockstar North, el estudio detrás de la saga GTA. En mi humilde y modesta opinión, esta saga ha supuesto una revolución en el mundo de los videojuegos. No voy a repetir lo que dije en su momento. Pero es sintomático que al más serio GTA IV (llamarlo soso no sería justo y tampoco es acercarse a la realidad, las cosas como son) parece que le va a seguir un GTA V más cercano en planteamiento y efectos al San Andreas.

Es decir, todo lo maduro y «real» de la revisión de Liberty City tiene pinta que va a estallar por los aires en la nueva representación del estado de San Andreas. Recordando el San Andreas original y sus momentos homenajes a grandes películas de acción, tengo las piernas temblando pensando en los momentazos que nos regalará la trama de este GTA V.

Estoy intentando escribir en la más absoluta de las neutralidades. Pero he de reconocer que intentaré no cometer el error de dejar pasar este GTA. Que puede que siga siendo el clásico «ir al punto B desde el punto A sin destrozar el coche o que te maten«. Nadie dijo que no fuese simple en concepción. Pero el entorno, los dialogos, la trama, la ambientación merecen la pena. Y hasta ahora, esta saga no me ha decepcionado. Señoras, señores…. El trailer de presentación de GTA V:


…de videojuegos 2011. (O qué pensabaís, que esto se iba convertir en un blog de moda?)

Con la medio cercanía de las fechas navideñas, las desarrolladoras empiezan a sacar la artillería pesada en cuestión de lanzamientos. No soy ajeno a esta fiebre, pero al contrario que otras veces, mis preferencias están diafanas. Toca cerrar franquicias e historias inconclusas que me han acompañado durante el año largo que tengo la PS3. Mis preferencias van en este orden:

Call of Duty: Modern Warfare 3: Lo cierto es que me declaro fan absoluto de esta saga FPS. Tanto por la campaña (Tom Clancy debería palidecer si leyese el guión con el pollo que han montado a nivel mundial) como por el multijugador. La experiencia online en todos los CoD es canela fina, con sutiles diferencias entre lanzamientos -modo zombie, personalización- pero entretenida a rabiar y aumenta mucho la vida del juego. Reservado. Sale el 8 de noviembre.

Assasins Creed Revelations: Este es el clásico juego en el que la historia te engancha y no te suelta. Arcade de infiltración, donde no importa tanto acabar con todo bicho viviente, si no llevarte por delante al objetivo indicado. Sigilosamente, a poder ser. Si no, toca correr y esconderse en la multitud. Segunda entrega de la saga en la que se controla a Ezio (Assasin’s Creed II y Brotherhood son el mismo juego, a efectos de jugabilidad) con Constantinopla como marco. Se supone que este es el juego que cierra todas las interrogantes sobre Altair, Ezio y Desmond. Y esperemos que así sea, porque ya no confio demasiado en que Ubisoft se conforme con sacar este título y matar la gallina de los huevos de oro que tienen montada a cuenta del Animus. En teoría, me lo regalarán. Sale el 15 de noviembre.

Uncharted 3: Las aventuras y desventuras de Nathan Drake vuelven a aparecer por la consola de Sony. Claro deudor de las pelis de Indiana Jones, se supone que este título también cierra la franquicia de Naughty Dog sobre el cazatesoros más socarrón y con menos suerte de la historia. Puzzles, escenas cinemáticas donde tu rapidez en los Quick Time Events hará que Nathan no palme de mil y diversas maneras y tiros, muchos tiros para traer a la luz otra leyenda a los tiempos actuales. Creo que lo pediré a alguien que lo tenga. Sale el 2 de noviembre.

Y por último, Batman Arkham City. Si Arkham Asylum estuvo bien por reflejar las diferentes alas del manicomio-prisión de Gotham, la premisa se expande a toda la ciudad. El alcaide, incapaz de mantener el orden en el antiguo manicomio, expande el recinto a todo un barrio de Gotham y pone a una empresa privada de seguridad al cargo. Y claro, estando por medio el Joker y esa compañía de alegres muchachos enemigos del hombre murcielago, pues la cosa solo puede ir mal y el alter ego de Bruce Wayne debe ir a poner orden. Este creo que me lo reservaré para la edición Platinum. Sale el 21 de octubre.

Y esta es la lista de cosas que veo más apetecibles para esta campaña. Quisiera probar otros como el Battlefield 3, pero vamos, tampoco me voy a matar por él. Los trailers que he visto solo muestran explosiones y muchas explosiones….


Confieso que los sandbox es un género que me atrae. Muchísimo. Este género y los FPS con buen guión me atraen. Pero el sandbox, con ese puntito de «pues ahora me vuelvo loco y me lio la manta a la cabeza» en entornos urbanos le da un interés molón a las tramas. Cornologicamente: Me gustó el GTA III a pesar de sus tiempos de carga entre islas. El GTA Vice City me llevó de nuevo a los 80. Flipé con la barbaridad espectacular que fueron las historias de raperos gansta’ negratas en GTA San Andreas. He jugado a los Assasins Creed con la mandíbula descolgada de asombro en las recreaciones de antiguas ciudades.

Pero como fan absoluto de las pelis de Sergio Leone, cuando me regalaron el Red Dead Redemption y lo puse en marcha, sentí que el mundo del videojuego cerraba un círculo homenajeando al maestro italiano con un título totalmente deudor de aquellos míticos spaguetthi-western donde los malos eran duros y los antiheroes más duros todavía. Homenaje en todos los aspectos: paisajes, fotografía, guión, personajes… Un gustazo recorrer los infinitos paisajes del estado ficticio de New Austin y la frontera mejicana resolviendo (o armando, hay libertad total para ser bueno o malvado fuera de la historia principal) entuertos.

Y es que la acción comienza y estamos totalmente despistados. En una secuencia de animación ingame únicamente descubrimos retazos de conversaciones sueltas de personajes que, más tarde o más pronto, volverán a aparecer en el juego con mayor o menor incidencia en la vida de John Marston. Que hay una historia principal. Pero también existen una multitud de historias secundarias e, incluso, eventos aleatorios que nos sirven para mejorar (o empeorar) nuestra reputación y/o la cartera.

Gráficamente, estamos hablando de un juego muy muy muy trabajado. Los paisajes te dejan sin aliento, ya que el entorno te permite viajar desde polvorientos desiertos mejicanos a nevadas montañas dejando entre medias llanuras infinitas, oscuros bosques y pantanos y marismas infectos, cada uno de ellos con una fauna que, a la que tenga oportunidad, te atacará. Y eso solo es el entorno. No estoy hablando de los peligros que supone ser un antiguo forajido que mete las narices en asuntos que puede que no le vengan a cuento, pero que, como todos los antihéroes de las peliculas de Leone, siempre se acaban cruzando en su camino.

Y es que toda la historia (TODA: principal y secundarias) está a la altura del nivel gráfico que aporta este juegazo. Que en un par de ocasiones tira de tópicos, pero se perdona. En historias del Far West está casi todo inventado, pero si alguna vez te cansas (o te atascas en alguna misión) siempre puedes coger tu caballo y deambular por los casi infinitos paisajes que se pueden disfrutar. Ya digo que si te va el género y alguna vez has querido ser Clint Eastwood en El Bueno, El Feo y El Malo, esta joyita de Rockstar es tu juego.


(Inauguro sección. No, ya veis que aquí no nos afecta la ley electoral. Bueno, pues eso, que aquí empezaré a desgranar mis comentarios sobre los juegos a los que he jugado. Todos de PS3, que para algo es la consola que tengo. Que sea para bien)

Si, habéis leído bien. Un juego que se lanzó como acompañamiento para la bestia parda de las consolas en 2007. El pack Uncharted + PS3 barrió en ventas. Y como por aquel entonces yo carecía de pasta y motivación, pues fue un lanzamiento que me perdí. Pero me quedé con la copla de que la prensa especializada y los jugones de pro lo ponían por las nubes. Y hará cosa de un par de meses ví en lanzamientos Platinum (la serie barateja de juegos que se vuelven a poner a la venta para liberar stock) ambos Uncharted. Y me los llevé conmigo. (Mis opiniones sobre el segundo también las compartiré)

Lo primero, el argumento. La idea del cazador de tesoros que debe resolver puzzles mientras pega tiros puede sonar a manida y requetetrillada. Pero, en mi opinión, Nathan Drake, el protagonista, no es más que una puesta al día -perdonadme la herejía- del personaje de Indiana Jones. Un buscatesoros socarrón, con escrúpulos escasos o nulos en relación a las reliquias que consigue pero con un corazón de oro, con una tendencia muy alta a meterse en lios y que, las más de las veces, se toma la decisión equivocada. En la búsqueda del tesoro del corsario Drake, su descendiente encuentra que, además de gente con menos escrúpulos que él, dicho tesoro esconde una maldición muy oscura.

Bueno, pues que nadie espere un Tomb Raider al uso: aquí no hay saltos elegantes, acrobacias, curvas de portada de revista y munición infinita. Digamos que no sobra, y que tampoco falta. Es decir, que mientras no hagamos el kamikaze y aprovechemos las coberturas que nos proporciona el terreno, la munición no es el mayor de los problemas. Pero eso si. Visto el «body count» del juego… Nathan Drake debería ser catalogado como genocida, por el número de personas que se carga a lo largo del juego. Pero al lío. Los puzzles son entretenidos, las secuencias cinemáticas in game son una delicia (y es donde se ve como Drake comete los errores que antes comentaba) y los tiroteos, en ciertos momentos, tienen un punto de dificultad encabronante.

Las pegas: es un juego de la primera generación para PS3. Es decir, que en ciertos momentos se convierte, básicamente en una demo de las posibilidades técnicas del aparato. Sombras, luces, modelado de objetos secos y mojados… y eso se pierde en jugabilidad, en mi opinión. Porque algunos movimientos parecen forzados, sobre todo en las secciones de bosque. Y que las primeras veces que sigues caminos obligatorios (escalando) te queda una sensación de que los movimientos, a pesar del doblaje (muy bueno, por cierto), son parte de una coreografía ya marcada y que no tienes opción a salirte de ella. Vamos, que por ese lado chirría.

Pero como dice un amigo mío, parece que los guionistas han dejado el cine para centrarse en el mundo de los videojuegos. Y la historia, aun no siendo nada no visto ya en cualquier peli del tipo «arqueologo, búsqueda, mito, chica y tiros» atrapa. De tal manera que los defectos pasan a un segundo plano y te centras en conseguir que los malos no se lleven ni el tesoro ni a la chica.



Powered by Wordpress
Theme © 2005 - 2009 FrederikM.de
BlueMod is a modification of the blueblog_DE Theme by Oliver Wunder
Alterado por MaY & Narbbag