Paradise City 0.3
WHERE THE GRASS IS GREEN AND THE GIRLS ARE PRETTY

Si has jugado a videoconsolas en los últimos 15 años conoces Resident Evil. Porque fue el primero, la piedra de toque, la primera experiencia de lo que se denomina “survival horror”. Mecánica general imitada (y nunca alcanzada) hasta la saciedad y trama convertida en un clásico con el paso del tiempo.

Resident Evil PS

Estamos en una ćiudad norteamericana fundada alrededor de una compañía farmaceutica. Un día, algo va mal (un clásico) y se libera un virus que convierte a los habitantes en zombies sedientos de sangre (ya he dicho que la trama no es original en estos tiempos que corren). Dos policias deben acudir al rescate de los compañeros que fueron a investigar los primeros acontecimientos a una mansión en las afueras de la ciudad, que en realidad es una tapadera que oculta un laboratorio secreto donde la corporación trabaja en “algo” más.

La cosa es que el juego proporcionaba una atmósfera axfisiante, a lo Alone in the Dark (el original, eh? Nada de remakes en HD o similares). No sabías ni como ni cuando ni -más importante- por donde un infectado podría aparecerte con la sana intención de probar los sesos de tu personaje. La munición era un bien escaso, muy muy preciado y los disparos debían ser de precisión quirúrgica para aprovechar bien las balas. No, no es un juego para gente de gatillo fácil y disparo a bulto. Tenías que seleccionar muy bien qué batallas librar, a qué enemigos disparar y rezar para llegar al último enemigo con la salud y las balas suficientes para hacerle caer.

Ojo, no estoy diciendo que fuese un buen juego. Dialogos malísimos, versión directa y sin localizar del original japonés y unos gráficos de PS. Vamos, que bueno, lo que se dice bueno, no era. Pero entretenido y con el tirón suficiente para producir ya no secuelas con otros protagonistas y/o avanzando en la línea temporal, con nuevas localizaciones, precuelas, …, etc, etc sino que estamos hablando de películas (más o menos malas, las cosas como son) y de la creación de una franquicia con todas las de la lay.

Pero ¿a costa de qué? Pues de perder el espíritu. Capcom, productora de la serie de videojuegos, no es una compañía especialmente conocida por su amistad para con sus consumidores. DLCs a cascoporro, políticas erraticas pero siempre abusivas para con el usuario… vamos, que su meta es el vil metal y les da lo mismo las consecuencias. Asi que nos plantamos en el último juego de la serie, llamado Resident Evil: Operation Racoon City donde te pones en la piel de un componente de un equipo de élite de seguridad que trabaja para Umbrella en las primeras horas del incidente en la ciudad hononima. Tu misión es hacer desaparecer pruebas y personas que impliquen la responsabilidad directa de la corporación en la investigación y desarrollo de las armas biológicas en un centro urbano.

Y me lo han prestado. Hace poco. Y ayer me lo acabé.

Argumentalmente es interesante. Por primera vez en la saga te pones en la piel de “los malos”. Pero la mecánica… ay la mecánica… hemos pasado de un survival horror a un shooter puro y duro. Básicamente, abrete camino a tiros contra hordas de enemigos. No te preocupes por las armas y la munición. La pistola, arma básica en el original, pasa a ser un recurso secundario. Armas automáticas, munición por todos lados, y por si fuera poco, un equipo de otros tres personajes que te apoya. Vamos. Se ha pasado de la dificultad, del reto a la galería de tiros, un paso de gigante hacia el Call of Duty, además de llevarse por delante TODO lo que supone el título Resident Evil en el mundo del videojuego.

Una pena.


Jul
10.
Comentarios desactivados en Dime lo que te falta…
Categoría: ayuntamiento, recreativos

Como jugón más o menos empedernido que soy, y más en esta época en la que te haces de una plataforma, he de reconocer que los lanzamientos propios para los dos sistemas jugonas por excelencia suponen una alegría para sus incondicionales, y, dependiendo del título o franquicia en cuestión, un crujir y rechinar de dientes si es el título es bueno o la madre de todos los cachondeos si el lanzamiento resulta ser lo contrario de lo esperado. No quiero entrar en la batalla de “esta es mejor, esta es peor“, porque sinceramente, no lo vale. Somos privilegiados por pertenecer a una generación que conoció y/o empezó a jugar con pixeles gordos a 8 bits conectados por cable RCA al televisor del salón y ahora nos limpiamos hordas enteras de invasores extraterrestres salpicando sangre verde en una conexión HDMI al monitor TFT.

Soy jugador de PS3, y desde mi óptica, los juegos que alguna vez debería probar cualquier jugador de XBox son, por orden, esa gloriosa redefición del género Hack n’ Slash en tres entregas llamada God of War y esas películas jugables (a pesar de los Quick Time Events que no a todo el mundo hacen gracia) dentro de la trilogía de Uncharted, siendo el 3º del GoW y el 2º del Uncharted (a falta de probar el online del 3º) los mejores de cada saga. Amigo equisboxero, esa es mi recomendación.

Pero una cosa no quita la otra y ojos tengo. He visto vídeos, he leído críticas y he compartido bastantes mañanas de XBox junto a Arc4ng3l0 salvando los diversos mundos de Halo. Y reconozco, sinceramente, que en el apartado de FPS, los títulos propios de XBox tienen mejor acabado y jugabilidad: Los Halo 2 y Halo 3 (el primero fue para PC) te introducen en una atmósfera de planetas desconocidos a la par que sientes como el ser humano ya no es ni indiferente a los designios de otras razas más avanzadas ni un elemento que pinte demasiado en la cadena evolutiva del universo, la verdad.

Y por lo que cuentan, la historia y la cantidad de intestinos alienígenas que se muestra en cualquiera de los  Gears Of War tiene todos los tintes de epicidad para que se haya generado una comunidad que vive ansiosa por y cada lanzamiento de esta saga. Evidentemente, no los he podido jugar (el Halo 2 y 3 si, en modo cooperativo). Pero me gustaría que algun día muy lejano, cuando alguien disponga del tiempo libre necesario, estos juegos que comento (God of War, Uncharted, Halo y Gears of War) sean portados al otro sistema. Para convencer a la gente que mantiene que su plataforma es mejor y que no ven más allá de sus narices. El entretenimiento tiene muchas formas, y estas cuatro sagas/franquicias han robado muchas horas de sueño solo para ver como avanza la historia.

Y yo no pido mucho más a ningún juego.


Literalmente, corta y raja. Si has crecido durante finales de los 80 y 90, estas dos palabras te suenan. Hacen referencia a un género de videojuego donde la estrategia principal más común a seguir es sacar fuego a los botones machacandolos como si no hubiese mañana para atizar a los enemigos y limpiar la pantalla. Ocasionalmente, a final de nivel, aparece un enemigo diferente, que suele aguantar más que los enemigos estándar y que muy probablemente, tenga ataques especiales que acaben contigo bastante fácilmente. Títulos  como Golden Axe fueron el máximo exponente de este tipo de arcades, donde hay que comentar que la mezcla de espada y brujería casaba perfectamente y produjo una serie de juegos que todavía permanecen en el recuerdo como King of Dragons, Knights of the Round, Warriors of Fate o, más recientemente, Diablo y su secuela, Diablo II.

Pero si hay una franquicia que, de alguna manera ha recogido el testigo de estos grandes títulos y lo ha elevado a otro nivel es God of War. Igual el primer juego no dejaba claro por donde iban a ir los tiros, al ser una historia autoconclusa, pero algo se intuía. Machacar el botón de cuadrado producía un baile de cadenas y cuchillos hipnótico, que sumado a un contador de golpes sucesivos, siempre te motiva a seguir atizando a ver cuantos combos eres capaz de realizar. Sumemoslé un antihéroe cabrón, encabronado, al borde de la locura, que lucha él solo contra hordas de enemigos y una historia que toma elementos de la mitología griega y que básicamente no deja títere con cabeza (literalmente) y como resultado tenemos dos juegos en PS2 (llevando al límite las capacidades de la generación anterior de la consola de Sony), dos más para PSP (reeditados en Alta Definición para PS3 en un solo disco) y la joya de la corona, el God of War III para PS3.

Un amiguete mío lo estuvo jugando en su casa. Atizandole como si no hubiese mañana y disfrutando de la historia. Y lo mejor era que sus compis se sentaban a su lado en el sofá a ver como se lo iba pasando. “¿Vosotros no jugáis?” pregunté. “No. ¿Para qué? Este videojuego es mejor que el 80% de la cartelera de cine actual.” me respondieron. Y eso, viniendo de gente que no está dentro del mundillo gamer (que ya no hardcore) me hicieron pensar en lo que ha conseguido la gente de Santa Mónica Studios recuperando un género mítico. Un gran trabajo de gráficos, guión, ambientación y desarrollo. Y altamente recomendable. Seguro que puedes encontrar todo para PS3 por un precio ajustado en tiendas de videojuegos de segunda mano. Con el sello y garantía de calidad de MaY.


A ver. La expresión “vuelta de tuerca” y “exprimir la gallina” se inventaron para casos como este: Ubisoft ha encontrado una franquicia megaventas, con lanzamiento anual, argumento suficientemente enrevesado como para estirar un arco durante tres entregas y un publico entregado que ha aguantado los vaivenes de esta saga.

Y lo siento. Comparo el primer Assasins (el de Altair) y el segundo (el primer contacto con Ezio) y este Revelations no aguanta ni un argumento. La inclusión de nuevos recuerdos de Altair, una nueva ciudad a recorrer (pequeña a mi modo de ver) y el gancho como nueva arma y movimientos relacionados con ella (tirolinas) no quitan para que la mecánica sea clavada a lo anterior. Y el modo alternativo de memoria propia del soso de Desmond digamos que queda en un “quiero y no puedo” de Portal.

El marco de una Estambul en los albores de la dominación turca mola. Gráficamente es precioso, lleno de esos pequeños detalles tan de la saga. Pero la sensación de “visto hasta la saciedad” no ayuda. Y más, visto que por fin ha salido la noticia de que en octubre sale Assasins Creed III, ambientado en la América colonial. Nuevo protagonista, misma estética y diferentes localizaciones. No sé. Creo que visto lo visto, este no me vuelve especialmente loco.


Con retraso, con muuuucho retraso, me lanzo a valorar la última entrega de Activisión en la saga del capitán Price. Si algo me ha retrasado es que el modo multijugador da mucho juego. Tanto, que hasta el modo historia está supeditado al online, de tal manera que puede decirse que este modo offline resulta ser una especie de tutorial largo para el multijugador.

Y es que el guión (bueno, los cambios de entorno para realizar tareas repetitivas) para este modo historia resulta un poco escasa. En 6 horas te lo has pulido del todo. Con secuencias que te dejan la boca abierta. Por espectacularidad, porque los guionistas han ido “bastante” más lejos en lo relativo a la expresión de “pasarse tres pueblos”. Y así tenemos tiroteos en gravedad cero, persecuciones escapando de milicias africanas y destrucción, destrucción, destrucción por todos lados.

He dicho la palabra escaso. Ya digo que lo que pierde en tiempo de juego lo gana en la experiencia online. Múltiples opciones de personalización, retos, emblemas, rangos… y un nuevo modo de juego llamado “Baja Confirmada” donde todo lo que has jugado a juegos similares (o la misma saga, precisamente) ya no vale nada.

Olvidaos de tiradores camperos en lugares inaccesibles. Las posiciones fuertes no sirven para nada. Las bajas solo cuentan a nivel personal, pero para que tu equipo gane, debes recoger las chapas que tu víctima deja al caer. Esas, y solo esas bajas, cuentan a nivel global para ganar la partida. Y hamijos, este modo es el que me tienen enganchado.

En resumen. Entretenido. Final del arco argumental de Makarov-Price. La pregunta que me hago yo es qué demonios se inventarán para la próxima entrega. Los experimentos sobre esta saga no han sido especialmente memorables (aka Black Ops, que todavía me pregunto de donde sacaron la mierda que se fumaron los guionistas) y no parece que el futuro tenga pinta de mejorar… Si a alguien le interesa intercambiar plomo virtual conmigo, que busque a MaY_1979.



Powered by Wordpress
Theme © 2005 - 2009 FrederikM.de
BlueMod is a modification of the blueblog_DE Theme by Oliver Wunder
Alterado por MaY & Narbbag