Paradise City 0.3
WHERE THE GRASS IS GREEN AND THE GIRLS ARE PRETTY
Mar
10.
Comentarios desactivados en La Frase
Categoría: ayuntamiento, rebuznos

Tengo un marronazo encima de cuidado. Vamos, uno de esas temporadas en las que piensas dedicarte a la cría de la lechuga iceberg. E inevitablemente, echo la vista atrás para recordar una de estas frases lapidarias que te sueltan en la carrera, en plena asignatura preparatoria a Ingeniería del Software, cuando, un profesor se te descuelga con que

“vosotros, como ingenieros titulados, no vaís a tener que picar código.”

PAM!

IN YA FEIS, MADAFACKA’S!

Si ya cuando lo soltó uno se quedó con la mosca detrás de la oreja, ahora mismo me lo ponen delante y le atizo. Fríamente. Sin acritud. Una hostia detrás de otra. Profesionalmente. Como si me pagasen por ello. Porque claro, todo hay que ponerlo en contexto. Esta persona a la que tuve la desgracia de padecer mes y medio (y mirad lo que cundió) es el prototipo de profesor universitario ya establecido desde hace 20~30 años: Academicamente, mediocre. Tecnologicamente, obsoleto. Y profesionalmente, nulo. Y digo nulo porque la vida me está demostrando a base de leches que, quizás, como ingeniero, no debería picar código. Cierto. Pero hacerlo ayuda mucho. Primero a llegar a fin de mes cobrando. Y segundo, para automatizar tareas para tí o para otras personas y hacer que el trabajo sea más fácil.

Pero no es aquí a donde quería llegar. A donde quería llegar es que esta persona que nos ocupa, con sus santos cojones y la seguridad que da lanzar lecciones desde el púlpito porque ninguno de los alumnos tiene huevos de replicar, soltó una aseveración que día a día veo que no es verdad. El chiste dice que en la universidad, el profesor siempre cuenta el número de princesas que se ha follado y como se las ha follado. El ejercicio de matar al dragón es lo que siempre sale en el exámen.

Pero es que este ente, además de lo todo lo anteriormente detallado, tuvo los santos cojones de venir únicamente a dar clase EL PRIMER MES Y MEDIO del cuatrimestre. Es decir, toda la teoría. Llegaba, se sentaba en la mesa del profesor y soltaba el speech. El resto del tiempo, desaparecido en combate. Menos mal que el profesor del otro grupo se apiadó de nosotros y dedicó un intensivo de dos horas por la tarde de cuatro días de duración donde los conceptos del ejercicio (80% de la nota final del exámen en papel) quedaron meridianamente explicados y la debacle de carro de pencos fuese menor.

Pero del profesor titular, todavía estamos esperandole para que nos explique los conceptos básicos de la asignatura. Por lo visto, el susodicho siempre había remoloneado en su dedicación académica. Bajas sin justificar, clases a rebosar con la gente jugando al mus, avisos de no asistencia a última hora si se dignaba… Pero dicho año en cuestión, el que yo tuve la desgracia de asistir, debió batir marcas de absentismo laboral. Tampoco nos interesamos demasiado vista la atención que nos dedicaba, pero que semejante elemento cobrase por calentar la silla…



Powered by Wordpress
Theme © 2005 - 2009 FrederikM.de
BlueMod is a modification of the blueblog_DE Theme by Oliver Wunder
Alterado por MaY & Narbbag