Paradise City 0.3
WHERE THE GRASS IS GREEN AND THE GIRLS ARE PRETTY

Sigo vivo.

Still alive

No ha sido una buena época. El confinamiento y las circunstancias de la vida me han sentado fatal. El primer afectado, como habéis comprobado, el blog. Retomo para dar señales de vida y repasar el momento vital en el que me hallo.

Después de lo de mi aita, mis hermanos llevaron a mi madre a conocer Italia. Puede que fuera demasiado pronto, pero visto lo que ha venido después, creo que no hubo mejor momento. Ellos andaron por Florencia y Venecia y yo me uní a la compañía en Roma para pasar un fin de semana. Nada más que comentar.

Y digo nada más porque todos hemos vivido lo que hemos vivido: el brote de COVID-19 ha supuesto un antes y un después en nuestra cultura y sociedad. Comportamientos atávicos y costumbres arraigadas que hemos tenido que modificar, muchos sentimientos encontrados a flor de piel y la puta nueva normalidad, que ha supuesto, en la práctica, tragar con una serie de normas autoimpuestas que todo el mundo, yo incluido, nos hemos saltado a la torera a la mínima. Y noto un cabreo constante en el aire, como una nube de gas a la que solo le falta la más pequeña chispa para que todo estalle. Estamos más irascibles, más pendientes del cómo se dicen las cosas al verdadero mensaje analizado en profundidad.

Agreguemos a la ecuación un monstruito de 18-22 meses que ha perdido socialización, que no ha tenido más estimulación que la televisión y el caos diario de desordenar sus juguetes… Ella mal, pero los adultos de la casa no lo hemos pasado mejor: un trabajo sanitario en plena zona cero del brote en la región, el no salir, el ir pasando día tras día sin ver el final de la situación y el volver poco a poco a tener algo de vida exterior…

Todo suma. Ahora mismo la palabra «depresión» no es la adecuada. Es una especie de «pasotismo negativista». Una especie de visión de tunel donde todo, mires a donde mires, molesta, da por saco y no contemplas otro escenario diferente a lo ya vivido. Nos toca otro confinamiento por gilipollas.

Podría seguir. Y seguir y seguir. Estoy muy negativo. Permitanmelo. No veo demasiado halagüeño el futuro.


Comenta, no te cortes

Aviso a Navegantes: Los comentarios están moderados -que no censurados- por el administrador.


Powered by Wordpress
Theme © 2005 - 2009 FrederikM.de
BlueMod is a modification of the blueblog_DE Theme by Oliver Wunder
Alterado por MaY & Narbbag