Paradise City 0.3
WHERE THE GRASS IS GREEN AND THE GIRLS ARE PRETTY

Todos sabemos a qué me refiero. Incluso los que no son cafeteros. Ese café que te espabila, el chute de energía que te termina de despertar, que te quita la legaña del ojo de un sopapo y te pone en marcha.

He cambiado de oficina. La anterior tenía una cafetera de esas que lo hacen todo: seleccionas la cantidad de líquido que deseas, la intensidad, muele el café y te hace un expreso bastante decente. Compensaba el hecho de tener que vaciar los filtros y las bandejas y tener que echar agua cada vez que se vaciaba. Cosa bastante habitual cuando hay 20 personas currando en una oficina. A lo que voy es que era un brebaje bastante decente e, incluso, rico. Y lo más importante, cumplía su función.

Como he dicho, nos hemos movido y hemos perdido la máquina de café. La nueva oficina es más amplia, con mejores instalaciones pero… hemos perdido la máquina de café. Y nuestra única opción consiste en bajarnos a la cafetería de abajo donde, sinceramente y con la mano en el corazón, sirven el brebaje sucedaneo de café peor y más caro que he probado en mi vida. No es que esté malo, no. Es que incluso llega a soltarme el intestino matematicamente 20 minutos despues de habermelo tomado. 20 minutos medidos con reloj.

Vamos, que ardo en deseos de saber cuando vamos a tener máquina de café en la oficina. Por mi salud.


2 Comentarios

  1. Beni dice:

    Mi recomendación es que, si el café del bar no está bueno, os pilléis una nesspreso (o similar) entre los cafeteros. Os ahorrareis muchos disgustos 🙂


Powered by Wordpress
Theme © 2005 - 2009 FrederikM.de
BlueMod is a modification of the blueblog_DE Theme by Oliver Wunder
Alterado por MaY & Narbbag