Paradise City 0.3
WHERE THE GRASS IS GREEN AND THE GIRLS ARE PRETTY

Si has jugado a videoconsolas en los últimos 15 años conoces Resident Evil. Porque fue el primero, la piedra de toque, la primera experiencia de lo que se denomina “survival horror”. Mecánica general imitada (y nunca alcanzada) hasta la saciedad y trama convertida en un clásico con el paso del tiempo.

Resident Evil PS

Estamos en una ćiudad norteamericana fundada alrededor de una compañía farmaceutica. Un día, algo va mal (un clásico) y se libera un virus que convierte a los habitantes en zombies sedientos de sangre (ya he dicho que la trama no es original en estos tiempos que corren). Dos policias deben acudir al rescate de los compañeros que fueron a investigar los primeros acontecimientos a una mansión en las afueras de la ciudad, que en realidad es una tapadera que oculta un laboratorio secreto donde la corporación trabaja en “algo” más.

La cosa es que el juego proporcionaba una atmósfera axfisiante, a lo Alone in the Dark (el original, eh? Nada de remakes en HD o similares). No sabías ni como ni cuando ni -más importante- por donde un infectado podría aparecerte con la sana intención de probar los sesos de tu personaje. La munición era un bien escaso, muy muy preciado y los disparos debían ser de precisión quirúrgica para aprovechar bien las balas. No, no es un juego para gente de gatillo fácil y disparo a bulto. Tenías que seleccionar muy bien qué batallas librar, a qué enemigos disparar y rezar para llegar al último enemigo con la salud y las balas suficientes para hacerle caer.

Ojo, no estoy diciendo que fuese un buen juego. Dialogos malísimos, versión directa y sin localizar del original japonés y unos gráficos de PS. Vamos, que bueno, lo que se dice bueno, no era. Pero entretenido y con el tirón suficiente para producir ya no secuelas con otros protagonistas y/o avanzando en la línea temporal, con nuevas localizaciones, precuelas, …, etc, etc sino que estamos hablando de películas (más o menos malas, las cosas como son) y de la creación de una franquicia con todas las de la lay.

Pero ¿a costa de qué? Pues de perder el espíritu. Capcom, productora de la serie de videojuegos, no es una compañía especialmente conocida por su amistad para con sus consumidores. DLCs a cascoporro, políticas erraticas pero siempre abusivas para con el usuario… vamos, que su meta es el vil metal y les da lo mismo las consecuencias. Asi que nos plantamos en el último juego de la serie, llamado Resident Evil: Operation Racoon City donde te pones en la piel de un componente de un equipo de élite de seguridad que trabaja para Umbrella en las primeras horas del incidente en la ciudad hononima. Tu misión es hacer desaparecer pruebas y personas que impliquen la responsabilidad directa de la corporación en la investigación y desarrollo de las armas biológicas en un centro urbano.

Y me lo han prestado. Hace poco. Y ayer me lo acabé.

Argumentalmente es interesante. Por primera vez en la saga te pones en la piel de “los malos”. Pero la mecánica… ay la mecánica… hemos pasado de un survival horror a un shooter puro y duro. Básicamente, abrete camino a tiros contra hordas de enemigos. No te preocupes por las armas y la munición. La pistola, arma básica en el original, pasa a ser un recurso secundario. Armas automáticas, munición por todos lados, y por si fuera poco, un equipo de otros tres personajes que te apoya. Vamos. Se ha pasado de la dificultad, del reto a la galería de tiros, un paso de gigante hacia el Call of Duty, además de llevarse por delante TODO lo que supone el título Resident Evil en el mundo del videojuego.

Una pena.


Predicando en el desiero

  1. Jake dice:

    Hace tiempo que RE perdió el norte. Ya no hay por donde cogerlo.

    Recuerdo la primera vez que jugué a Alone in the dark, en 1992. Lo acojonado que me tenía el puto juego de los cojones. Los pájaros que rompían las ventanas y los perros que te acechaban en las sombras… eso sí era acojone xD


Powered by Wordpress
Theme © 2005 - 2009 FrederikM.de
BlueMod is a modification of the blueblog_DE Theme by Oliver Wunder
Alterado por MaY & Narbbag