Paradise City 0.3
WHERE THE GRASS IS GREEN AND THE GIRLS ARE PRETTY

Ya sabéis lo que toca. La Navidad no es la época del año en la que mejor me siento. No por mi. Por el resto de la sociedad. Afortunadamente, tengo inculcados una serie de valores que hacen que si, esta fiesta sea especial por lo que representa para otras personas, pero no del todo para mi. No me dejo una paga extra en cenas. Quedo con quien quiero. No me doy caprichazos en Navidad que no me puedo dar el resto del año.

Y es por eso que no entiendo el afán consumista de todos los años y más con la que está cayendo. Todo el mundo en las calles. Todo el mundo en las tiendas. Todo el mundo comprando. ¿Pero comprando qué? ¿No hay nada que se compre ahora que no se pueda comprar dentro de quince días? ¿REALMENTE es TAN necesario regalar nada en estas fechas que no se pueda hacer a partir del 9 de enero?

Compromisos. Esa es la palabra. Todo el mundo los tiene y nadie se libra. Ni siquiera yo. Evidentemente. Por primera vez en mi vida, voy a cenar a casa de otra familia en Nochebuena. Y voy porque, aún habiendo protestado con que es un jaleo, que nos vamos a juntar 10, que hay que organizar una infraestructura de transporte e intendencia que ríete de tú de Patton, iré porque a pesar de todo ello, esta parte de la familia no es de las que invitan a cualquiera y, desde luego, nosotros tampoco vamos a cualquier casa. Llevaremos comdida. Llevaremos postres y lo que no llevaremos serán regalos porque se han prohibido EXPRESAMENTE. Va a ser una cena. En familia. Y punto. Si por mi fuese, llevaríamos pizzas y sandwiches, pero eso ya es otro tema.

A lo que voy es que vamos a aprovechar un día en el que toda la familia se junta para hacer algo que no tenemos la suerte de realizar durante todo el año. Somos pocos, estamos -relativamente- bien avenidos y no nos vamos a volver locos en comprar, comprar, comprar. Que no ayudamos a la economía. Pero no esta el patio como para andar despilfarrando. Para ello ya tenemos iluminación navideña desde el día 6 de diciembre. Es gracioso. Mensajes desde todos lados con que la economía está fatal, que no salimos ni saldremos pronto de la crisis, recortes en todos los aspectos del gasto público y kilometros de lucecitas navideñas como para ir hasta el otro extremo de Siberia e iluminar el camino. Todo, para potenciar el consumo en unas fechas, repito, que son para otra cosa.

Así que ya sabéis. Y sabéis lo que me cuesta decirlo. Feliz Navidad a todos, pero bajo las premisas con las que yo voy a pasarlas.


Predicando en el desiero

  1. Jake dice:

    Lo que nosotros hacemos es amigo invisible -asi solo hacemos un regalo a una persona y no a todas- y con un tope salarial. ¡Navidad anti-crisis!


Powered by Wordpress
Theme © 2005 - 2009 FrederikM.de
BlueMod is a modification of the blueblog_DE Theme by Oliver Wunder
Alterado por MaY & Narbbag