Paradise City 0.3
WHERE THE GRASS IS GREEN AND THE GIRLS ARE PRETTY

El tiempo se relativiza, eso está claro: han sido unas navidades diferentes. Muy diferentes. Edurne ha supuesto una variable nueva en la ecuación y tanto su madre como yo no hemos sido capaces de descansar de la manera que necesitabamos: mucha familia, mucho compromiso y poco relax.

Y no es que no lo hayamos disfrutado, a nuestra manera. Pero es que este 2018 ha sido tan intenso y diferente, que todas las sensaciones, sentimientos y situaciones se han visto potenciados. Muy potenciados.

Ya es de todos conocida mi aversión a las festividades. Este año he celebrado poco, muy poco. No pido nada en especial, salvo salud para todo el mundo y que el 2019 no venga peor. El resto iremos tirando como buenamente podamos. El primer lunes laborable del año para mi siempre es deprimente y se junta el dulce recuerdo de las festividades pasadas con el frio e implacable paso de la rutina diaria. No hay festivos programados hasta marzo.

Seguimos al pie del cañón.


Dic
21.
Comentarios desactivados en Asistentes Virtuales
Categoría: basurero

Llevo un tiempo observando una tendencia interesante y aterradora: se empieza a vender en publicidad (y probablemente sean el regalo estrella estas navidades) lo que los asistentes virtuales pueden llegar a hacer por nosotros. Con la excusa de la comodidad, estos agentes liberan a los usuarios de procesos relatiamente engorrosos (como poner música, consultar tiempo, tráfico, poner alarmas, gestionar contenidos audiovisuales y domótica… etc) a través de órdenes verbales como si estuviesemos pidiendoselo a otra persona.

No digo que no sea un avance. Pero como todo, el lado oscuro y la paranoia pueden conmigo, y como en un episodio de “Black Mirror”, las motivaciones ocultas y el uso real de los datos generados me hacen ser bastante esceptico y contrario a estas tecnologías.

Primero, porque lo venden como asistente personal. No lo es. Estamos hablando de un dispositivo hardware con micrófono, altavoz y una conexión a internet. El dispositivo recoge la petición, la traduce a binario, la envía a los servidores de la compañía que proporciona el servicio donde se interpreta, se generan los resultados y estos son devueltos al dispositivo que los “canta”. Si alguien todavía no se ha caído del guindo, no. Ese pequeño dispositivo NO PROCESA tu petición. De la misma manera que tu móvil tampoco lo hace. Este altavoz y tu móvil solo registran la petición y la traducen. La chicha, la interpretación del lenguaje natural, se lleva a cabo en una granja de servidores en la nube, que físicamente ocupan muchísimo más volumen y que sería impracticable, no ya llevarlo encima, sino siquiera tenerlo en el salón de casa.

Este es, a grosso modo, el funcionamiento de estas tecnologías. Para empezar, en el momento que no tengas conexión, el dispositivo se convierte en un adorno inutil bastante caro, ya que no tiene funcionalidad. Y ahora empiezo con el lado oscuro y paranoico. No es mi intención ponerme negativo, pero ningún fabricante niega estos hechos y es donde empieza lo preocupante.

  • Nadie garantiza el envío de datos sin que entre en juego la palabra clave de activación. Por lo general, para interactuar con el asistente, es necesario decir su nombre (Siri, Alexa, Cortana, Google, Aura de Telefónica …) y la petición. El resto del tiempo, supuestamente permanece inactivo. Pero nadie firma esta aseveración. Al tener un micrófono integrado, nada impide que el dispositivo recolecte datos (y los envíe) mientras no se interaccione con ello.
  • Probablemente (ya digo que no he tenido ningún aparato de estos en mis manos y probablemente nunca lo tendré) el uso implique la aceptación implícita de una clausula por la cual aceptas que se genere un perfil de usuario basado en tus peticiones habituales y preferencias. Dicho perfil, con la excusa de la comodidad, podrá ser utilizado para hacerte llegar publicidad conforme a tus gustos y peticiones registradas. Asi que, genial, más spam.
  • Combinando las dos opciones anteriores, un dispositivo de este tipo puede generar un perfil de preferencias en base a conversaciones o comentarios captados en un contexto diferente a las “peticiones” que recibe. Por ejemplo, comentario políticos o de corte más “privado”, como religiosos o sexuales. Si nunca proporcionarías esa información si te la preguntasen directamente por la calle en una encuesta, piensate muy mucho adquirir un dispositivo de esta clase. Repito, nadie (insisto. nadie. Vuelvo a insistir, con mayúsculas esta vez: NADIE) garantiza la recolección y envío de datos cuando el aparato debería estar inactivo.
  • Si a todo esto vamos añadiendo las periódicas noticias de “Agujero de seguridad en XXXXXX expone datos privados de tropocientosmil usuarios” en las que el subtítulo es “Representantes de la compañía declaran que el ataque ha sido limitado y subsanado para que no vuelva a ocurrir“, mi sentido arácnido se dispara. ¿Y si alguien que no debe tiene acceso a mis datos privados?
  • Es decir, que las compañias que recolectan estos datos pueden, dentro de unas reglas de juego definidas en un juzgado, compartir, vender y, basicamente, hacer negocio con dichos datos. Pero, que si alguien encuentra un problema de seguridad en parte del proceso, primero intentan minimizar el daño en base a declaraciones públicas, pero nunca se pondrán en contacto con alguno de los afectados para, primero, informarle y después, explicarle qué ha pasado, en qué te afecta, cómo lo han solucionado y cómo te lo van a compensar. Se tiene la percepción de que si existe un problema de este tipo, el último eslabón de la cadena de afectados es el usuario, cuando debería ser el primero.

En relación a este ultimo punto, me parece conveniente la comparación con un producto hardware tradicional: pensemos en todas las veces que los fabricantes de vehículos han detectado un problema de un modelo en producción. De primeras, llamada a revisión gratuita a todos los usuarios afectados. Y dependiendo de la gravedad del problema, un más probable multazo por parte de las autoridades. El ejemplo con problemas de exposición de datos en empresas tecnológicas es bastante evidente, excepto por las consecuencias para la compañía. Casi siempre sale bien parada, sin demasiado ruido mediatico y con un tirón de orejas de tapadillo.

Resumiendo. No veo el beneficio de poseer un aparato de estos.

P.D.: Mira, al hilo de todo esto ha salido hoy esta noticia. A mi no me sorprende.


Dic
17.
Comentarios desactivados en ¿Qué Fiestas?
Categoría: basurero

Pues si. A mi consabida y ya conocida tirria a las navidades, se ha unido la circunstancia de que estamos en un lunes continuo desde el nacimiento de Edurne.

No, no está siendo una época agradable en lo referente a descanso o a tareas accesorias a todo lo que no es el cuidado directo de la criatura. Cosas tan simples y relativamente normales como salir a dar un paseo, visitar a los abuelos o ir al médico requieren un análisis previo de la logística que reiros de la Campaña del Norte de África de la Segunda Guerra Mundial.

Es por eso que todo lo que no afecte estrictamente a la niña, su cuidado y la supervivencia de nosotros como padres ha pasado a un plano accesorio. Solo hay una prioridad y el resto es secundario. Estas navidades serán una época más, sin nada más especial que visitar a las familias.

Que ustedes lo pasen bien y las disfruten. Ya saben que lo de felicitar las fiestas no me sale natural.


Nov
15.
Comentarios desactivados en El Cansancio
Categoría: ayuntamiento

Echad la mente atrás e intentad recordar el máximo periodo de tiempo durante el cual vuestro descanso fue escaso tirando a nulo.

Cansancio

Principalmente fiestas de pueblos, conciertos, borracheras, … La componente principal es la diversión y la voluntariedad del acto. Es decir, lo haces porque quieres y con un mínimo de conocimiento.

La llegada de Edurne ha supuesto varios cambios importantes en nuestras vidas: el principal, la falta de descanso. Dormimos lo que podemos, cuando podemos y como podemos. Estamos sensibles, irascibles y si la noche es especialmente mala, como esta pasada, desquiciados. Todo el mundo nos consuela diciendonos que si la niña está bien, todo compensa.

Y no lo comparto. Por el momento, se está llevando nuestra vida: los ibuprofenos vuelan porque estamos con tirones en músculas de la espalda que desconocíamos que exístian. Edurne tiene acelerómetro incorporado y cuando te sientas o te detienes, y no está calmada, vuelve a berrear. Nuestras dorsales y hombro izquierdo necesitan descanso cada cierto tiempo, y los masajes ayudan. Un momento. Porque si por la niña fuese, estaría en brazos toda la noche. Eso si. La cretina ve la luz del día y se queda seca.

Me he reincorporado. La maldición del autónomo. Podría no currar. Pero en esa circunstancia nadie me va pagar los bibes y los pañales. El problema es que curro en la habitación de al lado. Y mi conciencia no me permite que Marta se tenga que encargar de todo. Y dado que Edurne no acepta rutina alguna, me puedo encontrar con que “tecnicamente” he pasado 12 horas trabajando, y hayan sido 6 horas efectivas. Además, uno de los proyectos que toco ha sido especialmente porculero el tiempo que no he estado “activo” y ahora mismo, en este momento, solo veo el beneficio de mandarlo al carajo. Pero no decido yo.

En fin. Todo el mundo nos lo decía: Los dos-tres primeros meses son duros. Yo no lo veía. Es decir, si que lo veía, pero no es lo mismo que te lo cuenten y concienciarte, que vivirlo. Es el cansancio máximo, supremo. Ya no es que estemos superados. Lo tenemos asumido. Ahora es que nos empieza a afectar físicamente.

Pero qué guapa es la jodía cuando sonríe.


Oct
09.
Comentarios desactivados en Bienvenida
Categoría: ayuntamiento, cohetes

Bienvenida, Lagartija. Solo puedo prometerte que viajaremos: Conoceremos lo que podamos de otras regiones, otros países y otras culturas. Pero te aseguro que también viajaremos sin movernos de casa.

Recorreremos Tatooine y Hoth. Saltaremos al hiperespacio en la carrera Kessel, bien en el Halcón o en un caza X. Conocerás Rivendel, combatiremos en el abismo de Helm y recorreremos las llanuras de Gorgoroth. Serás cazarrecompensas en la Bebop, soldado de fortuna en la Serenity, marine espacial en la Sulaco y en la Nebuchadnezzar aprenderás que la realidad es lo que tú quieres que sea.

Yo intentaré enseñarte que casi toda la vida está reflejada en los Simpsons: Empezarás siendo Maggie, quizás seas Bart, tendrás que ser Lisa para superar este sistema educativo, Homer será tu ejemplo de cosas a no realizar y Marge será el punto medio que querrás alcanzar. Claro que todo se relativiza al conocer a la tripulación de Planet Express, a las gentes que habitan South Park o, que FSM nos perdone, a Rick y Morty.

Intentaré llevarte de la mano: enseñarte que la violencia no resuelve nada, pero que en ficción suele ser la manera más divertida y creativa de afrontar los problemas. Juntos intentaremos limpiar Deimos y Phobos de demonios, investigaremos las postrimerías del salvaje Oeste de la mano de John Marston, llevaremos a Ryu a combatir Shadaloo, conoceremos la historia de CJ Johnson en Los Santos, derrocaremos dictaduras con Rico Rodríguez, buscaremos la Cámara en Pandora, pasaremos varias veces la noche de Navidad en el Nakatomi Plaza junto a John McLane, acompañaremos a Anibal, Fénix, Murdock y a MA deshaciendo entuertos y aprenderemos que hacer daño al perro de John Wick (o de nadie) no conduce a nada bueno. Tambien intentaremos que entiendas que a no ser que te llames Dutch Schaefer o Ellen Ripley, no sirve de nada plantar cara a nada desconocido con demasiada mala leche. Y por supuesto, combatiremos varias veces a los nazis, bien siguiendo al doctor Jones o como BJ Blazkowicz.

Por supuesto, no todo será en pantalla y no será desde el principio: en algún momento atacarás Julio Verne. Siempre tendrás a Tolkien y a Neal Stephenson cuando empieces a buscar algo más adulto. Serás rey en Ruritania. Montaremos los gusanos de arena de Arrakis. Recorrerás Ansalon a lomos de dragón y conocerás Faerûn si Drizzt Do’Urden quiere que lo acompañes. Los libros de Christopher Moore de tu madre estarán a tu alcance. V de Vendetta, Watchmen y Sin City estarán en la balda más alta: cuando llegues a cogerlos, podrás leerlos. Tu madre y yo intentaremos inculcarte frikismo, educación y realidad a partes iguales. Nunca te obligaremos a nada que no quieras hacer. (Excepto comerte las verduras. Somos flexibles, pero no TANTO)

Evidentemente, desearíamos que te parecieses a héroes con los que nosotros hemos crecido: Son Goku, Aragorn, Spock, Frodo, Tanis, Super Mario o Caramon. Pero muchas veces, es dificil ser tan recto moralmente y es ahí donde surgen los personajes reales: Anakin Skywalker, Tyrion Lannister, Vegeta, Lisbeth Salander, Bilbo, James T. Kirk, Boromir o Raistlin. Con comportamientos ciertamente discutibles en ocasiones, pero mucho más humanos y creíbles, al fin y al cabo. La realidad es complicada y las decisiones que tomes muchas veces no serán las mejores. Recuerda, incluso un T-800 puede ser mejor persona que cualquier humano. Consultanos. Nosotros tampoco somos héroes ni faros de abnegación, pero no tenemos intereses ocultos contigo. Siempre miraremos por tí.

Evidentemente, hay mal en el mundo: Umbrella, Cthulu, Cersei, Sauron, Apple, Palpatine y demás no dejan de ser representaciones de lo peor que hay en el ser humano. Somos una especie capaz de lo mejor y de lo peor. Como padres, querríamos que estas cosas no existiesen, pero en nosotros está prepararte para que no te lleves disgustos o cosas peores.

También intentaremos que comprendas que es lo mismo ser hombre que mujer: todos somos personas y nadie tiene que decir que eres menos solo por tu sexo: Ser mujer o ser hombre no limita nada tu futuro. El problema no seremos nosotros, sino de esta sociedad y de las personas que creen que todo debe seguir como siempre. El cambio empieza en nosotros.

Lo último: sal de casa y haz amigos: es bueno saber que cuentas con un Sam Gamyi, Chewbacca o Bucky Barnes, gente a quien la distancia importa poco y con la que podrás contar aunque no hables con ellos en seis meses.

En tu mano está este camino que te ofrezco.

Edurne, yo soy tu padre



Powered by Wordpress
Theme © 2005 - 2009 FrederikM.de
BlueMod is a modification of the blueblog_DE Theme by Oliver Wunder
Alterado por MaY & Narbbag