Paradise City 0.3
WHERE THE GRASS IS GREEN AND THE GIRLS ARE PRETTY

Novedades en mi gris y sosa vida:

La primera, profesional y personal, es que Maqui ha sido largado del curro.

Maqui, por poner al día a los vaguetes y lurkers, fue un tecnico superior que me fue impuesto en mi anterior curro para descargarme de trabajo y relaciones personales con el resto de mis congéneres laborales. El caso es que un día se largó, harto de que todo saber técnico se diluyese en mierdas absolutas. Pero la amistad queda. Y tras mi nueva situación conyugal y mis nulas ganas de seguir haciendo el tonto en un sitio donde no se me apreciaba ni se me valoraba, Maqui me ofreció un puesto a su lado, cobrando una mierda, pero con las tardes libres para mi.

El sitio, como ya conté hace tiempo, es un caldero de heces, vómitos y purines en lo referente a las relaciones humanas. Nada que no hubiese conocido ya, pero dimensionado hasta tal punto que cualquier decisión técnica es retrasada por -valga la redundancia- la validación/valoración de subseres retrasados más orientados a las relaciones humanas que a lo técnico.

Y aquí es donde Maqui, raro de cojones como él solo (y mira que lo digo yo, que de ser raro sé bastante) y una persona de trato “especial” (como poco) se ha ido creciendo, creyendo que sus logros le harían inmune a la política imperante en el chiringo. Crecido hasta tal punto que tuvo a bien pegarle un grito a una persona del consejo directivo. Y por lo visto, los desplantes y sobradas que se ha pegado a lo largo de su estancia en el chiringuito provocaron un mar de fondo que Maqui no vió o no quiso ver. Pero una cosa es clara: soltar a un ejecutivo la frase “pues esto se soluciona poniendome los papeles encima de la mesa para que los firme” solo provoca una única reacción: Despido fulminante.

Y aquí ando. Enseñando al nuevo (a quien de momento llamaré MKII) como está el patio y evaluando las tareas pendientes que nos quedan para realizar en este periodo medio tonto de verano. Seguiré informando. No las tengo todas conmigo, pero al menos, parece que las vacaciones me las van a respetar.

Mi otra novedad es que llevo un mes limpiando meaos de perro en casa. M ha decidido que tenemos perro y nos hemos encontrado con una preciosa (de ver) cachorrita de Schnauzer miniatura, negra y plata. Digo de ver, porque su comportamiento es el de los perros de Satanás desbocados oliendo sangre. Mucho tenemos que educar, limpiar y armarnos de paciencia. Pero bueno, es lo que hay. Toda la vida evitando el contacto con perros (traumas infantiles, queridos) y ahora, como bien definió uno de mis hermanos, limpiando cagarrutas de uno de ellos. Foto de la susodicha.


May
19.
Comentarios desactivados en ¿Y Qué Te Gustaría Hacer En El Futuro?
Categoría: ayuntamiento

– ¿Ein?

Estaba en mi maravilloso mundo de ensoñación y unicornios jebis metaleros y, sencillamente, no me enteré de nada. M me miró de nuevo y muy seriamente, me repitió la pregunta.

– Que qué te gustaría hacer en el futuro. No en plan, “mañana nos vamos a la playa” sino algo sobre la vida en general.

Pues tócate la breva con la preguntita de marras. Evidentemente, trascender de alguna manera. No quiero pasar por la vida anónimamente. Considerar todas las opciones me ha llevado menos de un segundo: no tengo fama, no tengo dinero y no tengo ninguna habilidad particular por la cual seré recordado por las generaciones venideras. Solo queda hacer todo lo posible para que haya una generación venidera que se acuerde de mi: tener descendencia.

Trascendence

A ver, ojo. No es una entrada de “pues ahora me pongo a ello“. Es, simplemente, la constatación del hecho que es la manera menos costosa de saber que la civilización avanza, primero, y que, después, habrá un mínimo de dos generaciones más que te recordarán de primera mano. Eso si no ocurre una pandemia de virus zombie, por supuesto.

Es un tema jodido. No por lo que piense o la respuesta que se me haya ocurrido. Más bien el aspecto filosófico. Estamos programados para pensar que somos seres únicos y especiales en el universo y que queremos que esa unicidad y especialidad se recuerde. Otra cosa es que dentro de cien años sólo personas muy concretas y muy especiales hayan conseguido superar la barrera de la intrascendencia y sean recordadas, para bien (Thomas Alva Edison, por ejemplo) o para mal (Leti Sabater… ¿Os imagináis?) . Pensar ahora mismo en todas las personas que hace cien años tuvieron estas mismas inquietudes y que simplemente, están olvidadas. No por ninguna causa concreta y especial, sino por el paso del tiempo. A mi me entra vértigo. Cien años, un milenio… toda la historia de la civilización…

Joder, que profundo me he puesto. No creo que pueda aportar nada a la especie humana que no se haya hecho ya o que cualquier asiático no lo pueda hacer mejor. Lo único que puedo hacer es tener una criatura, protegerla, intentar que no repita las equivocaciones que su madre y yo hayamos realizado, perdonar las que vaya cometiendo en su proceso de aprendizaje, estar a su lado y ser el mejor ejemplo posible. Creo yo que eso será trascender. Y hacerlo con éxito.

P.D.: La próxima intentaré hacerla más ligerita, palabra.


Abr
03.
Comentarios desactivados en Síndrome del Impostor
Categoría: ayuntamiento

Ando despistado. No muy enfocado en algo en concreto. Como si mi mente estuviese vibrando en varias direcciones, dispuesta a escapar hacia una de ellas. Tengo un cambio muy gordo en mente y este implica la confianza de otras varias personas. Confianza con la que cuento y que se me ha comunicado por activa y por pasiva.

Impostor

Y es aquí donde mi puta pequeña cabecita vuelve a lo suyo: no me considero digno de nada, simplemente intento hacer lo que sé lo mejor que puedo. No es humildad. Hete aquí que la sensación está clínicamente documentada: Síndrome del Impostor

Alucino.

Resulta que hay un trastorno psicologico para definir mi estado mental: fenómeno psicológico en el que la gente es incapaz de internalizar sus logros.

Qué cosas.


Mar
29.
Comentarios desactivados en Una de Series: Billions
Categoría: tv

Últimamente, dejando a un lado mis queridos temas freaks/ciencia ficción, le estoy dando con saña y gusto a dos series: Arma Letal y Billions. La primera no tiene más allá que la recuperación del formato de las “buddy-movies” en la que todo vuela por los aires. Pero qué queréis que le haga si uno es así de simplón.

Billions es bastante más que eso. Cuando empecé con la primera temporada, te deslumbra por la facilidad que el dinero se utiliza. Y temporada y media después, comprendes que el dinero no es más que una herramienta y que la serie pivota unicamente sobre el poder. Que proporciona dinero para conseguir poder sobre otras personas.

No es una historia moral. Cuando los egos del fiscal del distrito sur de Nueva York (es decir, Wall Street y la zona donde es más posible que ocurra un delito económico) y del presidente y fundador de una compañía especulativa de inversión de capitales chocan, las vidas de esas dos personas y de quienes les rodean se ven afectadas por las decisiones que ambos dos toman con el fin de putearse mutuamente. Más cuando la esposa del susodicho fiscal trabaja como psicóloga de plantilla para la empresa del millonario.

No hay personaje “bueno”. No bueno en la diferencia moral de, por ejemplo, Luke y Darth Vader. Chuck Rhodes y Bobby “Axe” Axelrod son autenticos bastardos hijos de puta cada uno en su campo. Uno, bailando en el delicado equilibrio del sistema legal norteamericano y el otro, en la jungla bursátil. El otro, haciendo malabares entre hacer lo que le da la puta y real gana bordeando la línea del delito y el uno, conseguir que la impunidad de Axe (y demás gente similar a él) sea castigada, no ya como trabajo, sino en el punto de la obsesividad y persecución personal.

Y esta es la presentación de la serie. Cada episodio se convierte en un desfile de triquiñuelas y artimañas de las que, por lo general, uno de los dos protagonistas sale vencedor sobre el otro. Perdiendo algo por el camino. Principalmente alguna relación personal que más adelante se convertirá en algo sobre lo que el contricante basará su estrategia ganadora en un futuro episodio.

Ya digo que nadie espere ver comportamientos ejemplarizantes. Personalmente, he simpatizado más con Chuck durante la primera temporada, pero el comportamiento de este para con su equipo en lo que llevo de segunda me ha hecho ponerlo a la misma altura moral que Axe. Y mi expresión favorita cada vez que veo un episodio es “Qué hijo de puta“. Para cualquiera de los dos. Quizás, en cierto modo, el personaje más decente (y está por ver el momento en el que cambie, porque no puede ser que siempre sea el saco de los golpes el mismo) es el de Wendy Rhodes, mujer del fiscal, siempre en medio de las jugarretas entre su marido y la persona que paga su nómina en base a su profesión.

Lo mejor de la serie son las actuaciones. Damian Lewis (Homeland, Band of Brothers) presta su inescrutable expresividad al retorcido Axe, un millonario a base de comprar acciones baratas y venderlas caras, sin importar qué, cómo o a quien se lleva por delante. Teniendo información privilegiada, a poder ser. Paul Giamatti (San Andreas, El Ilusionista) es el sibilino Rhodes, el fiscal que desea convertir su persecución personal de Axe en el ejemplo de lo que ocurrirá a todos aquellos que posean ventaja ilegal en el mercado bursátil, hasta tal punto que no le importará poner en riesgo la lealtad de su equipo o, incluso, su matrimonio. Maggie Sif (Sons of Anarchy) es Wendy Rhodes, la psicóloga de Axe Capital y esposa de la persona que está rastreando los trapos sucios de esa empresa, siempre entre la espada y la pared de la fidelidad a su marido y el secreto profesional (junto a la lealtad hacia quien le paga). Y más en segundo plano, Malin Akerman (Espectro de Seda en Watchmen) como Lara Axelrod, mujer de Axe, haciendo de choni macarra venida a más, ya que contrajo matrimonio antes de que llegase la riqueza y que cada vez que demuestra que a su familia no se le mangonea, alguien acaba muy jodido.

Temporada y media de serie (bendito Fusión) y como digo, de lo mejorcito actualmente en parrillas. La pregunta que me hago, como en todos estas situaciones, es si tendrá un final a la altura o la estirarán como un chicle. Ahora mismo, está en el mejor momento. Egos hinchados difuminados entre lo personal y lo profesional. Y sé que hay una tercera temporada en camino. Pero prefiero un final digno a una trama enrevesada, sosa y sin sentido.


Mar
24.
Comentarios desactivados en 38 Órbitas
Categoría: ayuntamiento

Todo permanece hasta que cambia. La gran rueda sigue girando. Puedo tirar de tópicos una y mil veces. Pero no. Un año más. Un cumpleaños más. En retrospectiva, una serie de cambios que ya veremos como acaban. Para bien o para mal, ya se verá.

Pero como cumpleaños, uno más. Nada especial ni fuera de lo común. Una celebración familiar, mucho frikismo (camisetas, DVDs y comics) y poca gaita más.

El problema es que he tenido cierto asunto familiar serio. Nada definitivo, pero un primer toque de atención complicado de lo que viene siendo la condición humana. Un asunto problemático para una persona cercana a mí y un asunto problemático para otras personas que rodean a ese primer eslabón de la cadena.

Y el tema es que han venido rodadas una serie de situaciones en las que no quieres ponerte. Una de las cuales me ha hecho enfrentarme al hecho de que envejezco. Sé que suena bastante dramático, pero el encontrarte enfrente de tí a una versión tuya cuarenta años mayor me ha supuesto un bajón bastante serio en lo que se refiere a autoestima y perspectiva de futuro. Y como siempre, primer afectado, el blog.

No he tenido ganas de actualizarlo hasta aclarar un poco mi panorama mental. Afortunadamente, cuento con una costillita que no me la merezco, comprensiva, atenta y cariñosa. Y también cuento con una serie de personas a las que veo menos de lo que quiero, pero que nunca defraudan porque siempre están ahí.

Esos son los verdaderos regalos que la vida va poniendome en el camino, no los DVDs ni los comics ni las camisetas freaks.

Actualizaré pronto, prometo. Algo con chicha, espero.



Powered by Wordpress
Theme © 2005 - 2009 FrederikM.de
BlueMod is a modification of the blueblog_DE Theme by Oliver Wunder
Alterado por MaY & Narbbag