Paradise City 0.3
WHERE THE GRASS IS GREEN AND THE GIRLS ARE PRETTY

Uno de los fenomenos televisivos de la temporada pasada fue la primera temporada de esta serie producida por Netflix. Un producto cuidado, con una mezcla de nostalgia de los ochenta, una historia original y una combinación de jovenes actores desconocidos y gente consagrada hizo que los ocho primeros episodios, a pesar de ser un arco cerrado, supiesen a poco y que todo el mundo estuviese ansioso esperando esta segunda temporada.

TrackWays

Por ejemplo, la fotografía es un lujazo. Las escenas, por ejemplo, de la vía del tren por dentro del bosque son un recreo para la vista. La dimensión alternativa y los túneles están maravillosamente recreados y filmados con un gusto exquisito. Estos son pequeños detalles que, combinados entre si con el reparto, la producción y la historia (en general), hacen de esta serie, junto a Narcos, la punta de lanza de Netflix.

Antes de ver nada, la espera produjo varias interrogantes. Para mi, la más importante era saber cual sería el hilo conductor, ya que, salvo un último momento en el último episodio de esa primera temporada, la historia estaba cerrada del todo. Y aquí es donde, desde la perfección y la minuciosidad de la producción, hay que reconocer que la serie flojea un poco.

Ya digo que es un producto redondo y muy muy estudiado. Pero quizás todo el arco de autodescubrimiento de Cé mientras el resto del grupo las está teniendo tiesas contra las fuerzas del mal rompe el ritmo de la temporada. Así mismo, para todos aquellos novatos y no iniciados en los juegos de rol (Dungeons & Dragons) pueden verse superados por la asociación tan directa que los chavales hacen de los seres malvados con criaturas del mítico juego.

Defectos menores, en todo caso. La historia se situa un año despues de los sucesos de la primera temporada: Las dificultades de Will para recuperar su vida despues de la experiencia traumática que sufrió y las posteriores secuelas, las relaciones del resto de amigos cuando un nuevo alumno se incorpora al curso, las tribulaciones y agobios de la madre de Will intentando recomponer su vida, la extraña convivencia entre Cé y el sheriff y como los hermanos de Mike y Will, junto con el novio de Nancy, intentan llevar los remordimientos de no haber hecho nada por su amiga desaparecida en la primera temporada.

Quizás, más allá de los consagrados (hasta cierto punto) Wynona Ryder y David Harbour, lo mejor de las interpretaciones son las del grupo de cuatro chicos y la propia Cé, que denotan química entre ellos. Esa relación de grupo de amigos te la crees. No todo es perfecto, pero los conflictos se hablan y se solucionan. La sorpresa (por inesperada y hasta cierto punto, gratuita) la da en esta segunda temporada la aparición de Sean Astin (Goonies, El Señor de los Anillos), pero la sensación desaparece cuando, como broma interna, el personaje se pregunta en una frase memorable si “la equis marca el tesoro pirata”.

Problema para una siguiente temporada: morir de éxito. El final vuelve a ser medio abierto y aunque esta tanda de episodios se salva porque los dos últimos son buenísimos, la presentación de la trama y la historia alternativa de Cé son unos peajes que la audencia puede que no perdone una segunda vez. Mi propuesta sería cerrar de alguna manera definitiva todo el arco de la dimensión paralela y con ello, todas las tribulaciones de Will (y de los pobres Wynona y David Harbour, que no ganan para disgustos). Ojo, no estoy pidiendo un final feliz (no hago spoilers, pero si lo habéis visto, sabéis que ser secundario en esta serie no garantiza un papel extenso) pero si que esto acabe de una vez. Y de ser posible, con un final redondo. Porque esta serie se lo merece.

Bonus Track Cabroncete: El problema del personaje de Wynona Ryder con la decoración de su casa va en aumento.


De un tiempo a esta parte, la ficción para adolescentes se ha convertido en una repetición de un patrón. A cada trabajo que veo, cada vez noto los pasos más claramente. Estos son

  1. Protagonista femenina: Con figura paterna o filial para dar mayor sensación de fragilidad al inicio y mostrar su evolución a madurez e independencia, con cambio de imagen de ser posible. La muerte, prisión y/o evento trágico relacionado con esta figura es opcional, pero refuerza el paso de esa dependencia inicial a la madurez subsiguiente.
  2. Realidad alternativa, futuro distópico, apocalipsis o universo sobrenatural: No siempre obvio al comienzo, pero la protagonista, a la vez que el espectador, va descubriendo esa realidad y las implicaciones que tienen sus actos. BONUS: La protagonista es la “elegida”, un mesías para un grupo de marginados enfrentados al ente dominador (bien persona u organización) de esa realidad y a sus esbirros.
  3. Compañero Silencioso y Atractivo, que hará que la protagonista caiga rendida a sus pies a lo largo de la trama. La parte del silencio es porque el compañero tiene un oscuro pasado/secreto inconfesable que este no quiere contar a la protagonista hasta más allá del primer escarceo amoroso, revelación que llevará inevitablemente a una confrontación en la que la prota romperá su vínculo amoroso, pero no de compañerismo, para llegar al enfrentamiento álgido de la trama puteados, pero dispuestos a arreglar esa diferencia antes de la batalla final.
  4. El antagonista principal tiene un esbirro que no pierde ocasión de demostrar lo malo, chungo, psicopata y desalmado que es. Indefectiblemente, en la confrontación final palmará de una manera creativa, húmeda, llena de salpicones y muy muy muy dolorosa. BONUS: Dicho esbirro tuvo un pasado relacionado bien con la protagonista, bien con el grupo de marginados. BONUS II: El esbirro posee una deformidad física o nunca muestra su cara.
  5. Cuando piensas que todo ha acabado, resulta que el antagonista principal era una subcontrata de otra mega corporación aún más malvada. O un títere de otro enemigo aún más retorcido.  Y para acabar con ellos, dos películas más (o si la cosa tiene carrete, tres).

¿Me dejo algo?


– ¿SÍ? ¿DIGAME?

J***r, ya estamos. No he salido de Atocha y se me ha sentado justo detrás el tio que me va a dar el viaje. Como el de ayer, el clásico imbécil que piensa que por chillar a su subordinado acerca del importante cliente que ha delegado una gestión en su empresa, ya piensa que el resto del vagón le va a hacer la ola y aplaudir cuando cuelgue.

– MMmmmm no, en estos momentos no estoy trabajando, mire usted. Además, tampoco dispongo de vehículo porque he tenido un accidente…

Clac. Cierro mi cerebro. No quiero saber nada. Ya sabéis que las conversaciones a grito pelado telefónicas son una cosa que me altera bastante, sobre todo cuando intento, o bien dormitar durante mi vuelta al hogar despues de mi jornada laboral, o bien concentrarme en el giga y medio largo de libros que llevo en el Kindle.

– Pues no, pero estoy dispuesto a trabajar en cuanto se me acabe la baja del accidente.

Además, hoy está siendo un día glorioso en lo referente al transporte público: a la ida, una señoracotorra ha estado todo el viaje de ida cascando acerca de su vida y de la ajena. TODO EL VIAJE. Continuamos con una clase entera de garrulos de bachillerato de excursión en transporte público que se han montado conmigo y se han bajado una parada antes que yo, dejándome atontado por el volumen general del rebaño y cabreado como una mona por la nula profundidad de su conversación. Así que de este gañan como que voy a pasar. Pero el tipo no lo pone fácil.

(…)

– ¿DIEGO? Si mira, me pillas en el AVE camino Murcia.

Mentira. Y gorda. Media Distancia destino Jaén. Tres cuartos de hora despues, el mismo zoquete, pero ahora ha tenido la delicadeza de levantarse y ponerse a hablar en la plataforma, en las puertas de acceso al vagón. Inutilmente, por supuesto. Los berridos llegan a los pasajeros claramente. Y claro. Dado que ha comenzado la conversación con una mentira, pues hasta me ha interesado.

– … nonono, por supuesto que no. Conoces a mis socios y a mi, y sabes que yo soy de esas personas que piensan que las oportunidades se buscan, no se esperan.

Anonadado. Jerga de comercial vendehumos calzapeines de los que intento huir como de la peste. Hemos pasado de ser un pobre lisiado parado a tener una sociedad empresarial de la que el ínclito es el comercial. Ahora si que estoy picado y sigo la conversación más atentamente.

– …. claro, claro…. efectivamente. Estamos encantados de que queráis contar con nosotros. El problema es que no puedo concretar nada ahora mismo, porque estoy en un AVE dirección Murcia y no llego hasta dentro de 4 horas.

No puedo reprimir la carcajada. Como todo comercial que se precie, mentiroso. Y para refutar mi pensamiento, el karma actua:

– ¿Diego? ¿DIEGO? Oye, te estoy perdiendo…. Mierda, no hay cobertura.

A ver, alma de cántaro. Estás en medio de campos de Castilla la Mancha. Aquí solo hay cobertura en los pueblos. El resto es un regalo. Bastante tiempo has estado hablando. Intento volver a mi libro, pensando que la conversación ha acabado. Craso error: siguiente estación, nuevo intento.

– ¿Diego? … si, mira, se ha cortado. Es que estoy en el AVE camino Murcia.

Tanta insistencia con la misma falsedad no puede ser casual. Afino más el oído.

– No, no… llego dentro de cuatro horas, pero hago un par de llamadas y en diez minutos te confirmo una llamada desde la oficina ¿Qué hora es en Colombia?

Acabaramos. Le está colocando una mentira como un piano a un cliente en el extranjero. Este es el espíritu del comercial en estos días. Colocar trolas a diestro y siniestro si el cliente no las puede comprobar. Ya decía yo que la conversación no era del todo normal.

(Tontería, lo sé, pero quiero retomar. Esta vez en serio. Otro día, más chicha.)


Jul
20.
Comentarios desactivados en Maqui y Neska
Categoría: ayuntamiento

Novedades en mi gris y sosa vida:

La primera, profesional y personal, es que Maqui ha sido largado del curro.

Maqui, por poner al día a los vaguetes y lurkers, fue un tecnico superior que me fue impuesto en mi anterior curro para descargarme de trabajo y relaciones personales con el resto de mis congéneres laborales. El caso es que un día se largó, harto de que todo saber técnico se diluyese en mierdas absolutas. Pero la amistad queda. Y tras mi nueva situación conyugal y mis nulas ganas de seguir haciendo el tonto en un sitio donde no se me apreciaba ni se me valoraba, Maqui me ofreció un puesto a su lado, cobrando una mierda, pero con las tardes libres para mi.

El sitio, como ya conté hace tiempo, es un caldero de heces, vómitos y purines en lo referente a las relaciones humanas. Nada que no hubiese conocido ya, pero dimensionado hasta tal punto que cualquier decisión técnica es retrasada por -valga la redundancia- la validación/valoración de subseres retrasados más orientados a las relaciones humanas que a lo técnico.

Y aquí es donde Maqui, raro de cojones como él solo (y mira que lo digo yo, que de ser raro sé bastante) y una persona de trato “especial” (como poco) se ha ido creciendo, creyendo que sus logros le harían inmune a la política imperante en el chiringo. Crecido hasta tal punto que tuvo a bien pegarle un grito a una persona del consejo directivo. Y por lo visto, los desplantes y sobradas que se ha pegado a lo largo de su estancia en el chiringuito provocaron un mar de fondo que Maqui no vió o no quiso ver. Pero una cosa es clara: soltar a un ejecutivo la frase “pues esto se soluciona poniendome los papeles encima de la mesa para que los firme” solo provoca una única reacción: Despido fulminante.

Y aquí ando. Enseñando al nuevo (a quien de momento llamaré MKII) como está el patio y evaluando las tareas pendientes que nos quedan para realizar en este periodo medio tonto de verano. Seguiré informando. No las tengo todas conmigo, pero al menos, parece que las vacaciones me las van a respetar.

Mi otra novedad es que llevo un mes limpiando meaos de perro en casa. M ha decidido que tenemos perro y nos hemos encontrado con una preciosa (de ver) cachorrita de Schnauzer miniatura, negra y plata. Digo de ver, porque su comportamiento es el de los perros de Satanás desbocados oliendo sangre. Mucho tenemos que educar, limpiar y armarnos de paciencia. Pero bueno, es lo que hay. Toda la vida evitando el contacto con perros (traumas infantiles, queridos) y ahora, como bien definió uno de mis hermanos, limpiando cagarrutas de uno de ellos. Foto de la susodicha.


May
19.
Comentarios desactivados en ¿Y Qué Te Gustaría Hacer En El Futuro?
Categoría: ayuntamiento

– ¿Ein?

Estaba en mi maravilloso mundo de ensoñación y unicornios jebis metaleros y, sencillamente, no me enteré de nada. M me miró de nuevo y muy seriamente, me repitió la pregunta.

– Que qué te gustaría hacer en el futuro. No en plan, “mañana nos vamos a la playa” sino algo sobre la vida en general.

Pues tócate la breva con la preguntita de marras. Evidentemente, trascender de alguna manera. No quiero pasar por la vida anónimamente. Considerar todas las opciones me ha llevado menos de un segundo: no tengo fama, no tengo dinero y no tengo ninguna habilidad particular por la cual seré recordado por las generaciones venideras. Solo queda hacer todo lo posible para que haya una generación venidera que se acuerde de mi: tener descendencia.

Trascendence

A ver, ojo. No es una entrada de “pues ahora me pongo a ello“. Es, simplemente, la constatación del hecho que es la manera menos costosa de saber que la civilización avanza, primero, y que, después, habrá un mínimo de dos generaciones más que te recordarán de primera mano. Eso si no ocurre una pandemia de virus zombie, por supuesto.

Es un tema jodido. No por lo que piense o la respuesta que se me haya ocurrido. Más bien el aspecto filosófico. Estamos programados para pensar que somos seres únicos y especiales en el universo y que queremos que esa unicidad y especialidad se recuerde. Otra cosa es que dentro de cien años sólo personas muy concretas y muy especiales hayan conseguido superar la barrera de la intrascendencia y sean recordadas, para bien (Thomas Alva Edison, por ejemplo) o para mal (Leti Sabater… ¿Os imagináis?) . Pensar ahora mismo en todas las personas que hace cien años tuvieron estas mismas inquietudes y que simplemente, están olvidadas. No por ninguna causa concreta y especial, sino por el paso del tiempo. A mi me entra vértigo. Cien años, un milenio… toda la historia de la civilización…

Joder, que profundo me he puesto. No creo que pueda aportar nada a la especie humana que no se haya hecho ya o que cualquier asiático no lo pueda hacer mejor. Lo único que puedo hacer es tener una criatura, protegerla, intentar que no repita las equivocaciones que su madre y yo hayamos realizado, perdonar las que vaya cometiendo en su proceso de aprendizaje, estar a su lado y ser el mejor ejemplo posible. Creo yo que eso será trascender. Y hacerlo con éxito.

P.D.: La próxima intentaré hacerla más ligerita, palabra.



Powered by Wordpress
Theme © 2005 - 2009 FrederikM.de
BlueMod is a modification of the blueblog_DE Theme by Oliver Wunder
Alterado por MaY & Narbbag