Paradise City 0.3
WHERE THE GRASS IS GREEN AND THE GIRLS ARE PRETTY

El pasado 8 de octubre M y yo dimos el paso de formalizar nuestra relación. Un día largo, lleno de anécdotas y recuerdos imborrables. Pero voy a empezar por el final: Paso a copiar el mensaje que puse a todo aquel que vino a mi enlace. De momento, no creo que pueda expresar mejor mis sentimientos que lo que escribí según acabó la boda. Dejo para una futura entrada las anécdotas y cosas divertidas que ocurrieron en el sarao.

Son las dos de la mañana. En menos de diez horas cogeremos un avión donde estaré incomunicado durante bastante tiempo en este mundo cada vez más digital y tan fríamente interconectado al instante. M duerme placidamente a mi lado y yo estoy desvelado.

Desvelado porque no encuentro ningún método que os haga llegar una mínima parte del abrumador sentimiento de agradecimiento que tengo por este fin de semana tan maravilloso que hemos pasado.

No es solo la sensación de, al fin, oficializar la relación con la persona más maravillosa que he tenido la suerte de encontrar. Es la sensación de que en este día ha faltado muy poca gente importante para mi.

Y es por esto que estoy escribiendo esto: no me puedo ir tranquilo sin agradecer (si, otra vez, lo siento si soy pesado) vuestra presencia. Muchas personas han hecho una cantidad seria de kilómetros. Alguno ha cogido tres medios de transporte diferentes para llegar a estar con nosotros. Otros han hecho malabares para cumplir nuestra -caprichosa hasta cierto punto y única- exigencia de no traer criaturas al evento.

Y me ha gustado mucho ver caras sonrientes en todo momento. Caras que han sido importantes para mi en muchos momentos de mi vida. Y que espero que lo sigan siendo en el fututo, tanto para M como para mí.

Si este evento hubiese sido un desastre, no estaría escribiendo esto. Si este día no hubiese sido perfecto tampoco lo estaría escribiendo. A lo largo de este año (eterno) hemos tenido muchas tentaciones de mandarlo todo al carajo y montar el evento mínimo de juzgado y comida. Y no lo hemos hecho esperando, simplemente, esto que ha ocurrido.

Porque cuando se dice que es el día más feliz de tu vida suena a tópico. Pero para mí lo ha sido. Para M lo ha sido. Y todo ello gracias a las pequeñas piezas que vuestra compañía y alegría han supuesto en este evento.

Por última vez, gracias. Mile esker. De todo corazón. De mi parte, de parte de M y en nombre de nuestras familias.

Seguiré con el tema en futuras entradas. Mínimo, otras dos.


Rogue One

Empiezo el año con una crítica sobre la última película que la factoría Disney ha tenido a bien producir. Que vaya por delante que me encanta Star Wars en el orden de estreno. Es decir, originales (IV, V y VI) si, precuelas (I, II y III) no y de las secuelas (VII, VIII y IX), hasta no ver el rumbo y sentido que llevan, me reservo la opinión.

¿Y qué tenemos aquí? Pues siguiendo la numeración estándar, esta sería Star Wars III.90. Solo que esta vez, las andanzas de la familia Skywalker no son el centro de atención y como tal, aunque aparecen como secundarios (y CGI chirriante), a mi no me termina de encajar dentro de el hilo conductor de la saga.

¿Y todo porqué? Porque primero, la historia era conocida. En el episodio IV se comentaba que los planos de la Estrella de la Muerte se habían obtenido a un alto precio. Con esa frase en la cabeza, mis expectativas de personajes profundos que calen en el recuerdo no eran muy elevadas. Además, tampoco se conocía ningún elemento relacionado con esta historia que apareciese en la trilogía original, así que antes de entrar a la sala, me imaginaba el aciago destino de los protagonistas.

Y no me sorprendí al no equivocarme. Pero es que además de lo anteriormente escrito, la película es lenta en su primera mitad y fuegos artificiales sin sentido en la segunda parte. Si, estoy diciendo una herejía en lo relacionado a todo lo que es el universo Star Wars. Y veréis porqué: El primer acto de presentación de los personajes es lento, pero tiene sentido. El nudo es apresurado y resuelto chapuceramente, como para compensar el arranque tan soporífero. Y para acabar, un desenlace eterno de tiros, explosiones y final esperado. Cuando se encendieron las luces y empezaron los títulos de crédito tuve que hacer un ejercicio de paciencia y meditar profundamente antes de tragar la bola de esta película.

Si. Lo sé. La gente está que no caga. Hay autorreferencias y guiños a las películas cronológicamente posteriores. KS20 y Chirrut (Donnie Yen) son lo mejor, con mucha diferencia, de la película. Darth Vader (un recuerdo muy grande para Constantino Romero… Vader no es lo mismo sin él) por fin es un cabrón con pintas que usa la Fuerza para hacer el mal…

Pero es que no puedo con lo demás. Jyn Erso no es que evolucione, es que en media hora (no de metraje, sino real) cambia de alineamiento, del “a mi plim” al “no pasarán”. Forest Whitaker ha conseguido con este personaje que su aureola de actorazo baje varios enteros al ser completamente desaprovechado en cuatro escenas mal contadas. La batalla final es una sucesión de tópicos de cualquier película de guerra de los últimos 40 años. Hay acciones sin sentido en momentos sin sentido (“Baja la palanca que está en medio de la playa” Coño, si tan importante es esa palanca, ponla en un bunker… )

Se me hizo dura. Repito. Tengo la impresión de que se han visto en la necesidad de contar una historia y lo que han conseguido es generar una mezcla de varios géneros sin demasiado sentido ni dirección. Tenemos space opera, drama familiar, espías, acción, bélica, kungfu… y a mi no me ha terminado de gustar. Reviso mis notas y comentarios con otras personas al acabar la película y me encuentro en desventaja. Es una sensación que no me gusta, el ir a contracorriente. A casi todo el mundo le ha gustado y a mi no… Vale. Acepto que soy raro. Pero Star Wars siempre ha sido mi reducto…

Una nota más. Para mi, el lastre es que yo, al menos, sabía y me olía como iba a acabar. Espero que la siguiente película “off-Skywalkers” (aventuras de Han Solo joven, por lo que se comenta) el final no se vea tan claro. Porque necesito historias frescas.


I'm back

Si, lo sé. Ha sido un largo tiempo. Ha sido una combinación de elementos, que más adelante detallaré, cuyas consecuencias se resumen en una: abandono del blog. Espero que a partir de ahora tenga más tiempo, más ganas y oportunidades de seguir contando todas estas cosas que aparecen en mi vida. Recuerdo que tuiter sigue estando ahí, pero más por inmediatez que por esfuerzo.

Causas: Agotamiento mental: Han sido unos meses bastante duros en lo laboral y cuando llegaba a casa(o estaba en ella), lo último que me planteaba era ponerme a escribir. Lamento decepcionaros, pero (sobre todo en la última época) quería llegar a casa para colgar el cerebro y hacer cualquier cosa, excepto ponerme delante del ordenador.

Al hilo de todo esto, he de decir que he abandonado mi anterior curro. Os emplazo a una futura entrada donde ampliaré motivación, causas y efectos, pero de momento, anunciar que estoy currando de nuevo, no es el sitio donde me jubilaré, he perdido MUCHA pasta, pero he invertido y ganado vida.

No todo lo que queda por contar es bueno: tenemos una circunstancia familiar algo jodidilla y quizás sea la única nube negra en el horizonte por el momento. No pinta bien y esta si que me la guardo para mí y allegados.

Más cosas: Eventos sociales y vida. 2016 Ha sido el año de las bodas. 6 entre julio y noviembre. Y si. Vuelvo a comunicar que una de ellas ha sido la mía. Un día maravilloso, especial y memorable que también merecerá una entrada aparte. Como también lo habrá de viaje de novios/vacaciones que tuvimos la suerte de disfrutar: alquilar un descapotable y recorrer California y Nevada merece el esfuerzo extra. Y alguna foto caerá.

Por todo esto que estoy contando, espero que este año 2017 sea el de la recuperación del blog. Tengo ganas, motivación y creedme, tiempo para morir de asco. El tema no volverá a salir, palabra. Empiezo a escribir de nuevo.


Sean buenos, prometo solemnemente recuperar la frecuencia y que este 2017 que entra sea, como poco, tan malo como el 2016.

Bueno, si eres conocido o famosete, no… Vaya limpia. xD


Jun
14.
Comentarios desactivados en Elections Reloaded
Categoría: ayuntamiento, ira

Dos céntimos acerca de las elecciones que nos sobrevuelan a final de mes.

No votar no es la solución. Lo mantendré siempre. Por respeto a 40 años de historia de este país en los que no se pudo votar libremente. Hasta ahí correcto. Entiendo y comprendo todas las opciones.

Excepto una. Un candidato que solo sabe gobernar a golpe de decreto. Con la corriente a favor. Con un “salga el sol por Antequera” y aquí ordeno y mando. Un candidato que ha estado 6 meses okupando (si, con k) un despacho del que habría que haberle arrancado con hoces y bajo luces de antorchas. Sin hacer nada más que esconder la cabeza cual proverbial avestruz esperando que escampe y que el resto de partidos, o bien fuesen en tromba a por él o bien a pactar con el principal partido de la oposición.

Y me cabrea. Y enerva. Y me pone de una mala hostia increible pensar que la ineptitud y la inacción de este … “ente” lleve el premio de volver a ganar las elecciones. No olvidemos, además la aparición, día si, día también de nuevos datos, escándalos y nombres relacionados con la corrupción endémica que tiene el partido que él preside. Quiero pensar que en dicha organización existen personas honestas, justas y que piensan en el bien de sus semejantes. Pero cada día que pasa, como digo, cada vez que salta una nueva noticia, se me hace más difícil. Y me re-encabrono cuando me doy cuenta que esta gente va a volver a ganar las elecciones. Al final, esto va a ser como los documentales de la 2. Todo el mundo los ve, pero la audiencia la tiene Telecinco. Pues aquí, idéntico: nadie reconoce que les vota, pero vuelven a ganar.

Especialmente llamativo, a mi entender, es el intento de cambio de foco de los portavoces de este partido (en alimón con el candidato de otro partido diferente) hacia otro país y a lo llamado populismo. Me hace gracia que una señora conocida por sus exabruptos y sus dotes de conducción evasiva llame “populismo” a lo que hacen otros sin mirar lo que ha hecho ella en toda su carrera política. Pero la guinda, el toque genial, viene cuando aquellas personas dijeron, con motivo del 15 de Mayo de 2011, que esa no era manera de expresar opiniones y que si de verdad querían cambiar el sistema, que fundasen un partido político. Ahora que lo tienen fundado, los llaman anticapitalistas, antisistema y comunistas entre otras lindezas. No lo entiendo.

Ojo. A estos tampoco los defiendo. Me parece una manera de hacer política muy sobrada. Altiva, para quien prefiera el termino. Personalista. No se delega, no se busca un equipo. Ilusión sobra, se les ve y se nota. Pero moverlo todo a nivel personalista implica que no se vota al partido y si a la persona. Y me jode, porque visto el panorama de la teoríca socialdemocracia de este país, son los que más se acercan a mi sentido de voto.

Esos. Los defensores históricos de la socialdemocracia. A quienes los tiempos están cogiendo con el paso cambiado y cada vez se les ve más preocupados de mantener privilegios que de ocuparse de las necesidades de la sociedad. Con un candidato al que cada vez se le ve más pinta de marioneta al servicio de no se sabe muy bien qué, lo llevan chungo. Porque sus pretendidas medidas realmente le acercan cada vez más a posiciones liberales, y cuando uno se vende como garante y mantenedor de las tradiciones de la izquierda, debería preocupar que una formación emergente te adelante, precisamente, por la izquierda.

Y hablando de marionetas, los que quedan. Una formación que ha quedado retratada por su facilidad para pactar con unos y con otros, en virtud, en sus propias palabras, de la gobernabilidad de las instituciones. En mis palabras, para tener poder sobre todas las cosas e ideologías. Algunos les han definido como neoliberales. No está mal, pero afinando el tiro, yo les catalogaría como el intento que hace el poder economico (empresas cotizantes en bolsa, grupos mediaticos) para controlar el poder político. Y no lo están consiguiendo. De momento. Lo que están haciendo estupendamente es embarrar la campaña y cambiar el foco, beneficiando a la derecha y al gobierno en funciones. Lo que en baloncesto se llama “bloqueo y continuación”. Hoy tu guarreas la campaña, mañana te tocará un ministerio. Al tiempo.

Esas son mis sensaciones. Tengo el voto decidido desde hace algún tiempo. Como siempre, no voto al que mejor me representa, sino al que menos me chirría. Porque si por mi fuese, de encerrarme en una habitación con los cuatro, repartia hostias hasta cansarme. Porque esta gente no está con la gente. Sino por encima. Una nueva reelección me haría llorar. Porque no es que tengamos a un idiota gobernando, es que los idiotas somos nosotros.

(Lo de siempre, a comentar a meneame)



Powered by Wordpress
Theme © 2005 - 2009 FrederikM.de
BlueMod is a modification of the blueblog_DE Theme by Oliver Wunder
Alterado por MaY & Narbbag